Lylat Wars (también conocido como Star Fox 64) fue uno de los grandes juegos para N64 del año 1997. Presentado como un shooter sobre railes, nos ofrecía muchos niveles llenos de acción.

Pocas sagas consiguieron levantar, a principios de hace dos décadas, tantas pasiones como levantó Indiana Jones. Pese a contar solo con dos entregas, ambas fueron firmadas por LucasArts, que en aquél entonces era sinónimo de excelencia. A diferencia de su segunda entrega (Indiana Jones and the Fate of Atlantis), ésta se basó en el guión de la película en lugar de un guión propio, aunque lo expandió con alguna trama propia del juego.

En los años 80 Nintendo y su NES eran los reyes de la época, y a lo largo de la vida de esta consola fueron saliendo periféricos para ella de lo más variopintos. El más famoso es la pistola Zapper, y uno de los míticos juegos para ella es del que vamos a hablar hoy, Wild Gunman, que nos trasportaba al salvaje Oeste para retarnos en duelo contra feroces forajidos.

Si hubo un género que proliferó en la época de los 16 bits ese fue el de plataformas. Salieron gran cantidad de títulos, algunos de licencias propias de las grandes compañías como Nintendo o Sega, teniendo a Mario y Sonic como estandartes, otros en licencias famosas del cine y la animación, como los que aparecieron basados en personajes de Looney Toones. 

En Abril del año 1989 la compañía Japonesa Nintendo quiso probar suerte en el mercado de las consolas portátiles con Game Boy, la cual siguió dando guerra durante más de una década. Después del exitazo de los juegos de Super Mario en NES, Nintendo no pudo hacer otra cosa que sacar un Super Mario para el lanzamiento de su nueva portátil. Este juego es el mítico Super Mario Land.