Recordando
Retro review Yie Ar Kung-Fu

El juego de las artes marciales

Recuerdo que cuando era un niño jugaba a un juego de NES en el que controlabas a un luchador de Kung Fu que tenía que enfrentarse a 5 enemigos, cada uno con diferentes armas y técnicas de combate. Como iba a saber yo entonces que ese juego era una versión descafeinada de Yie Ar Kung-Fu, un famoso arcade de Konami que puede presumir de ser uno de los primeros juegos de lucha 1 vs 1 de la historia de los videojuegos.

Yie Ar Kung-Fu fue desarrollado y publicado por Konami en el año 1985, la época donde los juegos de lucha empezaban a destacar y donde algunos de ellos empezaban a introducir ideas que se acabarían convirtiendo en las bases de los juegos de lucha de hoy en día, como Street Fighter, Tekken o The King of Fighters. Yie Ar Kung-Fu introdujo elementos muy interesantes, tal y como veremos en los siguientes párrafos. El juego fue publicado en diferentes plataformas domésticas: NES, MSX, C64, ZX Spectrum, Amstrad CPC y Acorn Electron. Como era habitual en esta época, estas versiones eran inferiores a la versión Arcade debido a las limitaciones de las plataformas, aunque tampoco eran malas versiones. Al año siguiente fue publicada la secuela del juego, pero solo para los diferentes ordenadores de la época.

El protagonista y único personaje jugable del juego es Oolong, un joven luchador que debe enfrentarse a 11 maestros de artes marciales para conseguir el título de Gran Maestro y honrar así la memoria de su difunto padre.

El juego se controla con el joystick y dos botones, uno para puñetazo y otro para patada. Combinando estos dos botones con el Joystick, Oolong puede realizar 16 movimientos diferentes. Además, Oolong también puede saltar, y os aseguro que tiene una capacidad de salto digna de cualquier super héroe.

La gran novedad que introdujo Yie Ar Kung-Fu fue la gran variedad de oponentes. No solo ofrece oponentes con diferentes nombres y apariencias, sino que cada uno tiene sus propias armas y técnicas de lucha, algo que hasta la fecha no se había visto en juegos de este género. Si conseguimos vencer a un oponenete sin perder vida, obtenemos una vida extra. Una vez derrotamos a los 11 oponentes del juego, la partida no acaba, sino que vuelve a comenzar otra ronda con mayor dificultad, y así repetidamente. El juego acaba cuando nos quedamos sin vidas, las cuales no se pueden recargar con créditos, así que en caso de llegar a cero vidas, debemos empezar la partida desde el principio.

El juego también introdujo el llamado hit-stop, que es el hecho de que el juego se pare durante un corto periodo de tiempo e indica al jugador de que el golpe ha tenido contacto. Además, el juego ofrece un ritmo de acción elevado, con agilidad para moverse por el escenario y movimientos rápidos, cosa que lo hacía mucho más jugable que otros juegos de la época.

Aunque el juego tiene modo de dos jugadores, no es uno contra otro, como sería lo ideal. En este modo, se juega por turnos, empieza el jugador 1 y juega hasta que pierde un combate y pasa el control al segundo jugador.

Yie Ar Kung-Fu es un juego de 1985 y claramente se ha visto superado por muchos otros juegos de lucha, como las dos primeras partes de Street Fighter. De todas formas, no hay que olvidar que es uno de los juegos que sentó las bases de los juegos de lucha, y no está de más echarle una partida para conocer de primera mano una de las piezas clave de la historia de los videojuegos.

Contenido relacionado