El juego que vamos a tratar esta vez es otro de los grandes beat 'em up de la década de los 90, Undercover Cops. Un título ambientado en un futuro decadente, en el que el gobierno tiene que hacer frente a unas tasas de criminalidad extremadamente altas.

Retro Review de Cobra [Recordando]

En los años 80 se empezó a ver el filón que suponían las licencias de cine para los videojuegos, incluso para la promoción de la propia película. Las películas de acción eran especialmente atractivas, ya que los plataformas de acción eran uno de los géneros más activos en la segunda mitad de los 80. Una de las caras más conocidas del hipervitaminado cine de acción ochentero fue la de Sylvester Stallone, que con Cobra (dirigida por George P. Cosmatos) pretendía seguir la estela de exitazos de la saga Rocky Acorralado (Rambo).

En el mundo de los videojuegos, las tres dimensiones se intentaron representar desde épocas bien tempranas, incluso cuando aún no había tecnología suficiente para ello. Una de las técnicas para simular las 3D es la proyección isométrica, una representación de los objetos en 2D en la que los tres ejes ortogonales principales forman ángulos de 120 grados y estos tres ejes se miden la misma escala. Esta proyección da una sensación de profundidad muy característica, que han utilizado multitud de juegos a lo largo de los años. Uno de estos juegos es Snake Rattle 'n' Roll, un curioso juego de plataformas protagonizado por dos simpáticas serpientes.

En la historia de los videojuegos siempre hay algunos que, por un motivo u otro, marcan y se quedan en el recuerdo colectivo. Uno de estos juegos fue Dragon's Lair, del que ya hablamos hace casi tres años. Al calor de este gran título aparecieron otros como Guy Spy o del que hablaremos hoy, Space Ace. 

En los años 90, Konami fue una de las grandes desarrolladoras del género beat 'em up, atreviéndose con diferentes tipos de temáticas, muchas de ellas basadas en franquicias famosas, como Teenage Mutant Ninja Turtles, pero también otros títulos de factura propia, como Vendetta, el protagonista de este artículo.