Hoy os vamos a hablar de otros de aquellos juegos realmente irreverentes que aparecieron en la época de los 80, Capitán Sevilla, distribuido por la todopoderosa Dinamic pero desarrollado por un pequeño estudio llamado Hi-Score que, de hecho, sólo llegó a desarrollar este título, al menos hasta donde yo sé.

Taito fue desde el inicio de las máquinas arcade uno de los desarrolladores referentes en el sector, creando clásicos como Space Invaders, que fue un absoluto éxito a nivel mundial. Otro de sus grandes éxitos es nuestro protagonista de hoy, The NewZealand Story, un divertido plataformas protagonizado por un simpático Kiwi que debe atravesar laberintos para rescatar a sus amigos.

Volvemos al mundo de las máquinas arcade para hablar de Bank Panic uno de los primeros grandes éxitos de SEGA, aunque fue desarrollado por Sanritsu Denki, una compañía que, aunque era independiente, era una de las contratas principales de SEGA, llegando incluso a formar un joint venture años después conocida como SIMS, que aún se encuentra en activo.

Hace ya unos años que analizamos el fenomenal y fantástico Snow Bros de Toaplan, en el que dos hermanos tienen que vencer a los enemigos lanzando bolas de nieve para enterrarlos y lanzarlos contra otros enemigos. Hoy vamos a hablar de Tumblepop, un juego que salió un año después que Snow Bros y que tiene bastante similitudes con este, pero con algunos cambios que le dan mucha personalidad.

Hay un género al que siempre nos gusta volver y éste es el de las aventuras gráficas point & click. En la retro review dominical hoy nos adentramos en Trick or Treat, una pequeña y no muy conocida aventura de una efímera compañía granadina llamada ACA Soft. Hasta donde yo sé, los nazaríes solo desarrollaron un videojuego de habilidad llamado Bolix y la presente aventura antes de desaparecer.