Cuando hace unas semanas los creadores de Little Big Adventure anunciaron que están haciendo un remake del juego me vinieron a la cabeza los grandes momentos que pasé con este juego explorando el fantástico mundo que ponía a nuestro alcance.

Muchos años antes de que pudiéramos disfrutar de auténticos simuladores de vuelo como los Flight Simulator IL-2 Sturmovik, de submarinos como Silent Hunter o de trenes como Train Simulator, ya existían a finales de los 80 auténticas maravillas como juegos de gestión de una ciudad, el afamado Sim City, o el que nos ocupa, donde te meterás en la piel de un doctor cirujano: el mítico Life & Death.

En la edad de oro del software patrio hay varios personajes fundamentales. Uno de ellos lo tratamos en un anterior Recordando, el inolvidable Paco Menéndez, y otro de ellos fue Andrés Samudio, el mayor creador de aventuras conversacionales de nuestro país, y uno de los más prolíficos de Europa.

Todos hemos podido ver que el mundo de la construcción es, en muchas ocasiones, turbio y lleno de irregularidades. Pues bien, hay un juego de estrategia que hace una burla de este mundo, donde los constructores luchan por el control de la ciudad. Este videojuego es Constructor.

A lo largo de la historia de la humanidad no son pocos los genios que nos han dejado prematuramente, muchos de ellos incomprendidos por ser unos avanzados en su época y tener una amplitud de miras que el resto de sus congéneres, y la propia industria a la que pertenecen, no tienen.