Recordando
Retro Review de Tumblepop

Aspirando monstruos alrededor del mundo

Hace ya unos años que analizamos el fenomenal y fantástico Snow Bros de Toaplan, en el que dos hermanos tienen que vencer a los enemigos lanzando bolas de nieve para enterrarlos y lanzarlos contra otros enemigos. Hoy vamos a hablar de Tumblepop, un juego que salió un año después que Snow Bros y que tiene bastante similitudes con este, pero con algunos cambios que le dan mucha personalidad.

Tumblepop fue publicado en 1991 para Arcade, siendo desarrollado por la compañía Data East. Al contrario otros arcade que fueron versionados a multitud de sistemas, este juego solo fue versionado a la portátil Game Boy, dando como resultado un divertido juego que pese a ser inferior técnicamente, tenía algunos cambios jugables respecto al original, como un sistema de password o posibilidad de adquirir mejoras en las tiendas del juego. No sabemos datos sobre el éxito del juego en su momento, pero con el tiempo se ha convertido en uno de los arcade memorables de la década de los 90. En 2012 salió publicado en la consola virtual de Nintendo 3DS.

El juego no dispone de historia alguna, después de una sencilla introducción nos lleva directos a la acción. Los protagonistas son dos cazadores de monstruos y fantasmas que tienen que limpiar el mundo de estas malvadas criaturas, y nunca mejor dicho, ya que van armados con una aspiradora cada uno que les permite absorber a los enemigos.

El juego dispone de un modo para uno o dos jugadores. Al empezar la partida, podemos elegir desde que parte del mundo de las que hay disponibles queremos empezar: Moscú, París, Nueva York, Egipto, Río de Janeiro, Antártida, Australia y Japón. Una vez completados estos niveles, accedemos a los dos últimos niveles: El espacio y La Luna. El objetivo de cada nivel es limpiarlo de enemigos, y para ello hay que usar nuestra aspiradora. Para absorber a los enemigos hay que mantenerlos en el haz de luz que proyecta nuestra aspiradora durante un segundo, sino solamente conseguiremos aturdirlo. Una vez absorbamos a uno o varios enemigos, vemos que estos enemigos quieren liberarse y nuestro contenedor empieza a temblar, así que tenemos un tiempo limitado para soltarlos en forma de bola para intentar aplastar al resto de enemigos del escenario. Si tardamos mucho en liberarlos, nuestro contenedor explotará y perderemos una vida.

El juego premia el hecho de hacer grandes combos atrapando a diferentes enemigos y lanzándolos contra el resto. Cuanto mayor sea la bola de enemigos que lancemos, mayor número de veces rebotará en las paredes y también podrá acabar con más enemigos. Al realizar combos, los enemigos sueltan diferentes tipos de objetos que son muy útiles en la partida. Cualquiera de los power-ups conseguidos los perderemos al perder una vida.  Estos objetos son:

  • Dinero: Según el combo lo darán en diferentes formas, cuanto mayor sea el combo mayor será la bolsa de dinero y más puntos obtendremos.
  • Patines: Aumentan la velocidad a la que se mueve el personaje.
  • Batería: Aumenta el alcance de la aspiradora.
  • Pistola: Convierte la aspiradora en un arma que acaba con los enemigos sin necesidad de aspirarlos. Dura unos segundos.
  • Invencibilidad: No te pueden dañar durante unos segundos.
  • Letras: Vamos recogiendo y acumulando estas letras para formar la palabra Tumblepop que aparece en la parte inferior de la pantalla. Una vez completada, al acabar el nivel en el que estemos pasamos a un nivel de bonus, en el que tenemos un tiempo limitado para conseguir bolsas de puntos y una vida extra.

Cada mundo dispone de su conjunto de enemigos característicos. Hay enemigos de diferentes niveles de dificultad, y cada tipo tiene su patrón de movimiento y ataque diferente. Hay algunos que simplemente vagan por el escenario y son muy fáciles de absorber, en cambio otros se mueven más rápido, o bien lanzan proyectiles como rayos o bolas de fuego. En algunos niveles encontramos unos recipientes cuya función es crear enemigos, así que tenemos que acabar con ellos para evitar que la pantalla se llene de indeseables criaturas. Al final de cada mundo, nos enfrentamos a un terrible jefe, los cuales suelen tirar algún tipo de proyectil o generan algún tipo de enemigo que tenemos que absorber para usarlo en su contra. Estos jefes son muy impresionantes, ocupando gran parte de la pantalla y con diseños muy conseguidos, por ejemplo un dragón de fuego o un pulpo gigante. En el último mundo tenemos que volver a vencer a cada uno de los jefes del juego para poder enfrentarnos al jefe final.

Los niveles no disponen de ningún tipo de scroll, y son bastante rápidos de completar. No hay tiempo límite para completarlos, pero si tardamos más de la cuenta aparecerá un demonio en la pantalla que nos perseguirá sin descanso y al que no podemos matar, así que si aparece debemos darnos prisa en acabar el nivel o seguramente nos quitará una vida.

El nivel gráfico del juego es bastante bueno, con un estilo muy colorido que llama la atención desde un primer momento. Los niveles están llenos de enemigos y el juego va fluido en todo momento. Además, los enemigos están muy bien animados, lo que hace que luzca muy bien. Los escenarios son muy sencillos, pero cumplen bien su función. En cuanto a la música, no es espectacular, pero son melodías pegadizas que acompañan muy bien a las partidas.

Para acabar, una curiosidad del juego. Varios enemigos están basados en personajes de otros juegos de Data East. El enemigo que escupe fuego está basado en el protagonista del juego Karnov. Los cavernícolas y plantas carnívoras están sacados de Joe & Mac. Por último, los hombres grises del espacio están basados en el protagonista de Atomic Runner Chelnov.

Tumblepop es un sencillo pero estupendo juego que nos engancha de principio a fin. Tiene un ritmo de juego rápido, pero una dificultad moderada, así que puede ser disfrutado por cualquiera. ¡A cazar monstruos!

Contenido relacionado