Recordando
Retro Review Hostages

Siéntete como en las fuerzas especiales!

Hoy vamos a recordar un juego que probablemente muchos gamers no conozcan, ya que nunca gozó de una gran popularidad pero no por ello deja de ser un juego curioso, podríamos considerar incluso que precursor de los shooters tácticos policiales como la saga SWAT o la archiconocida Rainbow Six.

El juego fue desarrollado por la compañía francesa Infogrames a principio de los 90, y ya por aquél entonces empezaba a dar muestras de que iba a convertirse en una empresa potente pocos años después, lanzando títulos tan icónicos como Alone in the Dark, aunque realmente fue en el terreno de la distribución donde se convirtió en un gigante.

El juego empieza con una cinemática (de la época) donde un coche para cerca de la embajada y se ven salir a un grupo de terroristas. Mientras tanto, en la parte superior se puede ver el telegrama que nos avisa de que la embajada ha sido tomada por un grupo terrorista cuyas peticiones son inaceptables y que se requiere intervención inmediata de las fuerzas especiales de la policía. Así que nuestra misión ya está clara: liberar la embajada.

A continuación, aparece el furgón policial y la pantalla para escoger la dificultad y que parte de la misión queremos jugar, si tenemos el código, o si queremos jugarla entera. La dificultad, entre otras cosas, nos limitará el tiempo total del que dispondremos para finalizar la misión.

En nuestra primera intervención, deberemos escoger cual de nuestros tres primeros miembros del escuadrón (DELTA, ECHO y MIKE), deberá comenzar la misión. La primera pantalla es de scroll lateral, y nuestro policía deberá esquivar las luces que enfocan hacia la calle donde se encuentra, para evitar recibir una ráfaga de disparos, Para ello, podremos agacharnos, dar volteretas por el suelo, o escondernos en una ventana o puerta. Una buena idea es ir consultando el mapa para saber donde nos encontramos.

Deberemos ir avanzando con nuestros tres personajes, pudiéndolos intercambiar en cualquier momento (es buena idea cambiar, cuando tengamos a uno de ellos resguardado en alguna posición segura), hasta llegar a los puntos objetivo marcados en el mapa. Si muere algun miembro de nuestro escuadrón, el juego no habrá acabado aunque posteriores fases serán más difíciles, ya que obviamente no podremos contar con él.

Una vez colocados a nuestros supervivientes en los puntos objetivo, se apostarán allí para realizar tareas de francotirador. Esta será la segunda parte de la misión. Si nos han matado a alguno, pues tendremos una posición menos desde la cual disparar.

La segunda misión arranca con otra cinemática donde veremos un helicóptero situarse en el tejado de la embajada y a un grupo de policías descendiendo haciendo rappel. Este nuevo grupo, formado por HOTEL, TANGO y BRAVO, deberá acceder al edificio rompiendo una de las ventanas mientras descienden con la cuerda haciendo rappel. Para facilitarles el trabajo, nuestro equipo de francotiradores deberá disparar a todo aquél terrorista que se ponga a tiro a través de las ventanas. Veremos el edificio al fondo y la parte que tenemos en el punto de mira ampliada, cuando un terrorista se situe detrás de una ventana, veremos su sombra, sobre la que deberemos disparar hasta abatirlo. Lo malo, es que algunas de estas siluetas, podrían ser rehenes.

Una vez hayamos hecho la limpieza que creamos necesaria, deberemos coger a un miembro del segundo equipo y indicarle porque lado del edificio deberá descender. Lo veremos igual que en la fase del francotirador, en la zona ampliada podremos manejar a nuestro policía y cuando creamos oportuno coger impulso hacia balancearnos con fuerza hacia la ventana y romperla de una patada.

En este momento, el juego se convertirá en un shooter en primera persona (salvando las muchísimas distancias con lo que hoy entendemos por un FPS), donde deberemos movernos a traves de la embajada y dar muerte a los terroristas que aparezcan. Por otra parte, también podremos encontrar a rehenes que deberemos llevarlos al punto de rescate.

El objetivo es acabar con todos los terroristas. En caso de que sean los terroristas quienes acaben con nosotros, saldrá una triste noticia en el periódico explicando que la misión ha sido un auténtico desastre.

Resumiendo, Hostages es un juego bastante corto pero muy curioso para la época en que salió, así como bastante entretenido, aunque a día de hoy nos parecería extremadamente sencillo. El hecho de que apareciera para muchas plataformas, algunas de ellas bastante más potentes que otras, hace que haya versiones mucho más jugables que otras. A destacar la versión de Amiga, como era de esperar, con unos gráficos bastante buenos y, sobretodo, una música excelente para la época.

Contenido relacionado