Recordando
Retro Review Duke Nukem 3D

Hail to the king

Los años 90, la década de la revolución gráfica y la popularización de los juegos en tres dimensiones. Uno de los géneros más beneficiados fueron los shooters en primera persona, también conocidos como FPS, un género en el que triunfaron muchos títulos de esta época como Wolfenstein, Doom, Goldeneye o Duke Nukem 3D, el protagonista de este artículo.

Duke Nukem 3D vio la luz a principios del año 1996 para PC, desarrollado por 3D Realms Software. Esta entrega, aunque es la que alzó a Duke al estrellato de los videojuegos, no es la primera de la saga, sino que es la secuela de Duke Nukem I y II, juegos de plataformas y acción en 2D. El título fue un completo éxito comercial, vendiendo más de 3 millones de copias. Tal éxito ha hecho que el juego haya salido a lo largo de los años en multitud de sistemas, desde N64 hasta iPhone. También ha habido multitud de secuelas, aunque ninguna de ellas ha alcanzado la calidad y éxito de este título. El último fracaso fue Duke Nukem Forever, que después de  ser publicado tras 15 años de numerosos retrasos, lo mejor hubiera sido que el título se hubiese cancelado definitivamente.

Lo que hizo popular a Duke Nukem 3D no fueron sus gráficos de última generación en 3D (de hecho, en 1996 los sprites en 2D para juegos 3D estaban quedando desfasados) ni su endiablada jugabilidad, sino su humor macarra y su alto contenido violento y sexual. Duke, el protagonista, es un héroe macarra que machaca aliens y se liga a las 'tías buenas', y lo reflejaron perfectamente con mucha sangre de alien salpicando paredes y muchas mujeres deseando mostrar sus pechos a Duke. Esta temática hizo que el juego generara mucha controversia y que en muchas de sus versiones el juego fuera censurado, rebajando el nivel de violencia y sexo.

De hecho, el argumento del juego también es un ejemplo de que la violencia y el sexo van cogidos de la mano en este título. Duke vuelve a la Tierra para hacer unas buenas vacaciones tras lo acontencido en Duke Nukem II, pero sus vacaciones van a tener que aplazarse.  Los aliens han invadido la Tierra, han transformado a los policias en agresivos cerdos y están raptado a mujeres para violarlas y dejarlas embarazadas. Duke se pone manos a la obra para detener a los malvados alienígenas.

Duke Nukem 3D incorporó muchas mejoras a los FPS de la época. La posibilidad de agacharse, saltar y poder mirar arriba y abajo permitió unos diseños de niveles muy interesantes y una colocación de enemigos no vista en otros títulos anteriores. Además, la interacción con el escenario era muy superior a otros juegos, se podían destruir algunas paredes para descubrir secretos, activar elementos de escenarios como luces y urinarios, beber agua y hasta dar propinas a strippers para que nos mostraran sus virtudes.

Los niveles que recorremos en el juego, distribuidos en 3 episodios, son de lo más variados, desde cines y clubs de striptease hasta naves alienígenas. En cuanto al objetivo de estos, era muy parecido a lo que habíamos visto en juegos como Doom o Wolfenstein. Básicamente, abrirnos paso a la fuerza por las tropas enemigas, conseguir llaves para abrir puertas y alcanzar la meta del nivel, donde debemos pulsar un botón con el símbolo nuclear. En los escenarios podemos encontrar referencias a muchos juegos y películas, por ejemplo, encontramos cadáveres de personajes como el protagonista de Doom, Luke Skywalker o Indiana Jones.

La variedad de enemigos que nos encontramos es bastante abrumadora, desde simples soldados con una pistola hasta comandantes alienígenas armados hasta los dientes. Por supuesto, Duke no se queda corto en armas, y puede conseguir hasta armas 10 diferentes durante el juego. Entre estas armas estan su poderosa bota, las bombas activadas por control remoto, el rayo encogedor de enemigos o el lanzahielo, como un lanzallamas, pero con el efecto contrario.

Además de armas, también podemos encontrar varios objetos que dan mejoras y habilidades. Por una parte, están los clásicos botiquines y armaduras para hacer a Duke más resistente a los ataques enemigos. También encontramos un traje de buzo para ir bajo agua, esteroides para movernos más rápido, Holoduke para crear una copia falsa de Duke y confundir a los enemigos, y por último el Jetpack, que nos permite volar por el escenario.

Si todo esto nos parece poco, también podemos incluir el pack de expansión que fue lanzado unos meses después del lanzamiento del original. Plutionium Pak añade nuevos niveles agrupados en un nuevo capitulo, enemigos y una nueva arma que hace crecer a los enemigos hasta hacerlos explotar.

Duke Nukem 3D fue y es un gran juego, muy divertido tanto por su forma de jugar como por sus surrealistas situaciones y su humor negro. Lamentablemente, como todo juego en 3D de la época se ha quedado completamente desfasado en control y gráficos, pero seguro que si le dáis una oportunidad descubriréis que aún conserva ese encanto que lo hizo tan popular en su época.

Contenido relacionado