Recordando
Retro Review Super Mario Bros. 2

Una segunda parte con una gran anécdota

Si hace dos semanas recordamos al mítico Super Mario Bros. para NES, que llevó al bigotudo fontanero a lo más alto del mundo de los videojuegos, hoy vamos a revisar su segunda parte, Super Mario Bros. 2. Una secuela que fue radicalmente diferente a la anterior, aunque también muy adictiva.

Super Mario Bros. 2 llegó a Europa el 28 de Abril del 1989 para NES. Esta vez Shigeru Miyamoto se encargó de la producción del juego, Kensuke Tanabe de la dirección y Koji Kondo repitió como compositor musical. La recepción del juego fue fantástica tanto en crítica como en ventas, convirtiéndose en el tercer juego más vendido de NES con 10 millones de copias vendidas. Como muchos juegos de Mario, ha tenido varias revisiones a lo largo de los años, siendo publicado para SNES, GBA y Wii.

Si nos fijamos en el estilo de juego y lo comparamos con la primera parte, podemos ver que es completamente diferente, lo cual en su momento no pareció ser nada relevante, simplemente que Nintendo quiso dar un aire diferente al juego. Pero si lo comparamos con juegos posteriores, como Super Mario Bros. 3 o Super Mario World, vemos que estos son muy parecidos a su primera parte... ¿Qué pasó para que la segunda parte de Super Mario fuera tan diferente? Algo muy sencillo, Nintendo en 1986 publicó en Japón una segunda parte de Super Mario Bros., que añadía nuevas niveles y más dificultad a la idea original. Una vez publicado, llegaron a la conclusión de que ese juego era muy difícil para los Americanos y Europeos, así que decidieron usar una curiosa estrategia: Coger un juego ya publicado de Nintendo solo en Japón, añadirle elementos de Mario y publicarlo bajo el nombre de Super Mario en occidente. El elegido fue Doki Doki Panic, y si veis imágenes o vídeos podéis comprobar que solo se diferencia de SMB 2 en algunos personajes y objetos.

Os preguntaréis que fue del Super Mario Bros. 2 japonés. Esta entrega llegó años más tarde a Europa, en 1993, incluido en Super Mario All Stars bajo el nombre de Super Mario Bros.: The Lost Levels.

Aunque este Mario no es un Mario "puro", sigue siendo un gran juego capaz de divertirnos hasta la última pantalla. Esta vez Mario no está solo, ya que podemos elegir a 4 personajes: Mario, el que corre más rápido; Luigi, el cual salta más alto; Toad, que puede correr y coger vegetales más rápido, pero salta menos; y por último Peach, que puede planear gracias a su falda. La misión de Mario y compañía es derrotar Wart y así liberar Subcon, el país de los sueños.

En este Mario hay que olvidar todo lo que aprendimos en su anterior entrega, ya que nada de eso nos va a servir. No podemos sacar monedas de los bloques, ni coger setas para hacernos más grandes, ni tampoco acabar con los enemigos saltando sobre ellos. En este Mario tenemos una serie de corazones a modo de vida, que podemos rellenar cogiendo corazones en el escenario, y podemos aumentar el número de contenedores de corazón encontrando las preciadas setas. Para acabar con los enemigos debemos subir encima de ellos, cogerlos y tirarlos contra otros enemigos, o bien coger objetos que encontramos por el escenario y tirárselos, como bloques o vegetales que podemos sacar del suelo.

En SMB2 se añade un componente de puzzle que hace que tengamos que buscar en los escenarios para encontrar el objeto necesario para abrir puertas que nos permitan continuar. Estos objetos suelen ser llaves que al cogerlas hacen que una malvada máscara nos persiga hasta que usemos o soltemos la llave... o bien acabe con nosotros. Los puzzles también se aplican a los enemigos finales, cada enemigo final tiene su patrón y debemos de encontrar la forma de dañarlos usando elementos del escenario o las propias armas del enemigo. Uno de los enemigos finales más característicos de esta entrega es Birdo, un "dinosaurio" rosa que tira huevos por la boca, y que hemos visto en muchos otros juegos posteriores de Mario.

Además de llaves y corazones, podemos encontrar otros objetos que nos ayudarán en la aventura. Por ejemplo, el mítico bloque POW hace acto de presencia, que derrota a todos los enemigos en pantalla al ser activado. Otro curioso objeto es la pócima, la cual se convierte en una puerta al tirarla al suelo, y al entrar en ella podemos ver durante unos segundos objetos ocultos (como vidas extra o contenedores de corazón) que no podemos ver normalmente.

En cuanto a enemigos, tampoco tenían nada que ver con los de la primera parte, pero varios de los que se estrenaron en esta entrega se quedaron en la saga de Mario y todavía los podemos ver en sus juegos a día de hoy. Algunos de estos enemigos son el ya mencionado Birdo, los explosivos Bob-omb y los enmascarados Shy-guy.

En definitiva, SMB2 es un gran juego  que también es digno de ser incluido entre los juegos del fontanero, el cual os invito a que probéis tanto en esta versión como en su versión japonesa de Doki Doki Panic, y así podréis observar el gran parecido entre ambos y de paso de disfrutar de uno de los mejores juegos de NES.

Contenido relacionado