Recordando
Retro Review Command & Conquer

El legado de Dune II

Hace un tiempo os hablamos en esta misma sección de dos juegos capitales para entender los RTS de hoy en día: Dune II de Westwood Studios y WarCraft: Orcs and Humans de Blizzard, que contó poco después con una secuela, WarCraft II: Tides of Darkness.

Viendo la gran acogida y expectación que levantó Dune II, la compañía Westwood decidió ponerse manos a la obra y aprovechar el legado dejado por Dune para realizar una de las más longevas (puede que sea la que más) sagas en los juegos de estrategia de tiempo real. Estamos hablando del mítico Command & Conquer.

El juego aprovechó el nmuevo formato CD, que había desterrado completamente los disquettes, y sus posibilidades multimedia para incluir secuencias de video introductorias o entre pantallas que nos iban explicando el transcurso de la historia. Las secuencias de video estaban interpretadas por personal de la propia Westwood y por un actor profesional, Joseph D. Kucan, que curiosamente ha desarrollado su carrera en torno a los videojuegos, más que en el mundo del celuloide.

Command & Conquer levantó pasiones y provocó que la marea de estrategas renacida después de Dune II y Warcraft creciera aún más, convirtiéndose en un éxito inmediato entre los jugadores, un éxito de ventas (más de tres millones de copias vendidas, una cifra muy elevada en aquel momento) y un éxito de crítica, con notas excelentes. Tal fue su éxito que Microsoft vió el filón y distribuyó sin pensárselo Age of Empires, de Ensemble Studios, otro videojuego para la historia.

Está situado en una linea de tiempo alternativa, donde un gran meteorito ha impactado contra el río Tíber, en la península itálica. El meteorito libera una sustancia extremadamente tóxica llamada Tiberium, que sin embargo se convierte inmediatamente en una sustancia muy preciada por su capacidad de absorber y cristalizar los metales y minerales preciosos del subsuelo.

Una antigua sociedad secreta conocida como "The Brotherhood of Nod" (La Hermandad de Nod) ha descubierto el potencial del tiberium, por lo que ha estado invirtiendo en tecnología para recolectar dicha sustancia, antes que la comunidad científica tradicional. Los Nod pronto controlan casi la mitad de los recursos de tiberium y los utilizan para ir reclutando un ejército de seguidores para la causa. Los nod tienen como líder a Kane, quien se ha autoproclamado como el nuevo Mesías.

Tras una serie de atentados que culminan con la destrucción de un centro alimentario en Viena, el pánico se extiende a lo largo del mundo. Estos actos estan atribuidos a los Nod, por lo que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas decide formar la "Global Defense Initiative (GDI)" (Iniciativa de Defensa Global) para detener las ansias de dominar el mundo de Kane y sus Nod. La guerra a escala mundial está servida.

El juego cuenta con dos lineas argumentales, dependiendo cual de las dos facciones decidamos dirigir. Si escogemos los GDI nos pondremos bajo las órdenes del General Mark Jamison Sheppard, centrándonos en detener a los Nod a través de Europa Central y del Este.

Si escogemos a los Nod, estaremos a las órdenes de Seth, y comandaremos las tropas a través del Norte de África.

Command & Conquer toma como punto de partida el sistema de juego de Dune II. Por lo tanto, el jugador deberá construir una base con los diferentes tipos de edificios (torres defensivas, barracones de infantería, fábricas de blindados, centro de procesamiento del tiberium, murallas...), recolectar el recurso natural tiberium que hará las veces de dinero dentro del juego, desarrollar nuevas tecnologías para mejorar las unidades y, como no podía ser de otra manera, construir nuestro ejército para defendernos y atacar a nuestro enemigo, hasta destruirlo. Hay algunas misiones en las que no dispondremos de base ni recursos, sólo se nos darán unas unidades en concreto con la que deberemos acabar la misión, por lo que cada tropa que caiga será una tropa menos con la que poder completar nuestra misión.

Las tropas del GDI son más poderosas y resistentes que las NOD, pero también son más caras. El juego consta de unas 50 elementos entre estructuras y unidades que, a medida que las vayamos construyendo, nos proporcionarán nuevas unidades para construir, como en cualquier juego de estrategia en tiempo real convencional.

El objetivo de las misiones normalmente será destruir la base enemiga, pero en algunas en concreto será tomar el control de una construcción en concreto.

Por último constó de juego multiplayer hasta para 4 jugadores via Internet, algo que no era muy común en la época y que sin duda alargó la vida útil del juego para quienes dispusieran de conexión, algo que en muchos países aún era una quimera, como en el caso de España.

Cabe destacar la excepcional banda sonora con la que contó el juego, que muchos jugadores aún recuerdan y se atreven a tararear. De hecho, en algunas ediciones posteriores del juego, llegó a incluirse un CD con dicha banda sonora.

Como curiosidad adicional destacaría a EVA (Electronic Video Agent), la inteligencia artificial que hacía de instalador en la versión de MS-DOS. EVA hablaba al jugador para guiarle a través del proceso de instalación del juego, todo ello como si estuviera conectada a una sofística red militar informatizada. Algo único y espectacular para mediados de los 90.

Resumiendo el sentir general de los gamers, Command & Conquer fue y será un juego inolvidable por su calidad y por el gran legado que dejó en los RTS. Los estrategas le estarán eternamente agradecidos.

Contenido relacionado