Recordando
Retro Review Gabriel Knight: Sins of the Fathers

Atormentado escritor

Como hemos comentado en otros Recordando anteriores, la primera mitad de la década de los 90 se caracterizó por la efervescencia de títulos del género aventurero, empujados por el éxito de las aventuras aparecidas al final de los 80, como Maniac Mansion.

Además de LucasArts, si una compañía se caracterizó por el constante lanzamiento de aventuras gráficas esa fue Sierra. Suyas son las míticas sagas Leisure Suit Larry, King's Quest, Space Quest o Police Quest. Sin embargo, en el año 93, cuando el género ya había alcanzado su plena madurez, decidieron lanzar una nueva aventura que no pertenecía a ninguna de las sagas anteriores y que se convirtió por méritos propios en una de las mejores aventuras jamás realizadas: Gabriel Knight: Sins of the Fathers.

El protagonista, Gabriel, es el propietario de una libreria especializada en libros poco comunes, llamada "St George's Rare Books". Su gran ambición es convertirse en escritor de novelas, por lo que decide iniciar una investigación paralela a la de la policía cuando una serie de asesinatos empiezan a sucederse en Nueva Orleans, relacionado con el vudú local. Su intención es utilizar el material y la información que vaya recopilando para escribir la novela, pero pronto descubre que pertenece a una mítica dinastía de caballeros conocidos como Schattenjagger (cazadores de sombras), cuya misión es combatir el mal.

Bajo esta premisa se construye una historia con un sólido guión, que atrapará a todo aventurero que se disponga a resolver el misterio. Para la interfaz del juego se utilizó el sistema clásico de las aventuras point & click de Sierra, el puntero del ratón indicaba la acción a realizar y en la parte superior una barra nos permitia acceder a las propias acciones, al inventario, al marcador de puntuación y las opciones del juego como cargado, salvado, sonido, etc.

El juego fue dividido en diez días, repleto de puzzles a resolver, aunque estos estaban dentro de la lógica y cualquier aventurero dispuesto sería capaz de acabarlo.

Mención aparte merecen los gráficos, muy avanzados para la época y que la única pega que se le puede encontrar es la poca resolución que se podía desarrollar en aquella época (320 x 240), pero que en cualquier caso no le resta ni un ápice de excelencia.

La escritora Jane Jensen, que se encargó tanto del guión como del diseño del juego, afirmó que para el personaje de Gabriel se basó en los cómics de corte adulto del dibujante Neil Gaiman como The Sandman. También destacó la gran libertad de la que dispuso en la realización del juego gracias a Ken Williams, CEO de Sierra.

En definitiva, Gabriel Knight: Sins of the Fathers es una de las aventuras top de la historia de los videojuegos, y que ningún aventurero que se precie debería perderse.

Contenido relacionado