Artículo
Análisis de Fuel Overdose (PS3)

Creado por el joven estudio I-Friqiya, Fuel Overdose ha salido hoy día 21 de Diciembre para PS3 en la tienda online Playstation Store. Fuel Overdose es un juego de conducción donde los participantes compiten a muerte usando todas las armas a su alcance.

Un sistema de juego simple pero entretenido

El objetivo principal de las carreras es bien sencillo como en cualquier juego de conducción que se precie. Debemos completar tres vueltas al circuito ganando a los 7 contrincantes que participan en la carrera, ayudándonos de las diferentes armas y habilidades de las que disponemos.

Los coches tiene 4 tipos de armas diferentes, que podemos usar de forma limitada en cada carrera, ya que la munición no se puede recargar durante esta. La primera es la metralleta, que tiene un alcance moderado y hace perder el control al coche que impacte. Los segundos son mísiles teledirigidos, que harán saltar por los aires al coche más cercano que veamos en pantalla. Las terceras son minas, perfectas para impactar a un coche que nos persiga. Por último están los detonadores, que nos permiten detonar una serie de bombas distribuidas por los circuitos siempre que las veamos en pantalla. Como defensa tenemos un escudo que podemos activar cuando nos atacan, pero consumirá nuestra barra de berserk.

Además de las armas disponemos de un útil gancho que sirve para que podamos engancharnos a los rivales para poder beneficiarnos de un pequeño turbo, y de paso hacer que ellos se estrellen con la pared más cercana. Este gancho también se puede utilizar en una serie de postes que nos permitirán coger las curvas cerradas a toda velocidad.

Por último, están las habilidades especiales de cada personaje. que podemos utilizar cuando nuestra barra de berserk se vaya llenando a medida que vamos atacando a los rivales. Podemos ejecutar un Super cuando la barra llegue a unos límites y un Ultra cuando esté completa. Para realizarlos tenemos que usar una combinación con el análógico derecho. Encontramos poderes muy variados: Quitar energia, ralentizar o aturdir son algunos de los efectos de estos especiales.

Personaliza tu estilo de juego

Una de las características que me ha llamado la atención es la posibilidad de personalizar varias características para adaptar el juego a nuestro gusto.

Como ya he comentado, cada uno de los 8 personajes tiene sus propias habilidades, pero no queda ahi la cosa. También podemos elegir entre diferentes tipos de coches, cada uno con su propia resistencia, velocidad, aceleración, derrape y agarre. Para empezar a jugar recomiendo el modelo Cadiz, que tiene un gran agarre y es más fácil de manejar. Muchos de los modelos están bloqueados al principio, así que si queremos conducir con ellos debemos conseguir puntos para poder desbloquearlos.

El punto fuerte de la personalización está en poder personalizar el arsenal al inicio de cada carrera. Tenemos un total de 1000 dólares, que podemos distribuir para comprar cuanta munición queremos de cada arma. También podemos elegir que nivel de mejora queremos para cada arma, entre 1 y 3. Cuanto más alto sea el nivel del arma, más cara costará la munición. También podemos comprar apuestas para Race Danger, un Super Poder que solo se puede usar una vez en la carrera y se asigna de forma aleatoria a un conductor.

Carreras realmente caóticas

Las carreras de Fuel Overdose son un verdadero despliegue de explosiones y destrucciones de vehículos, tanto que muchas veces no sabremos donde estamos o nos será imposible controlar nuestro vehículo de la cantidad de ataques que estarán encima nuestro. Además, en estas ocasiones de acción, el framerate del juego se ve afectado, incluso podemos notar algún ligero parón.

El juego en un principio es algo difícil de controlar, ya que los coches patinan nada más hagamos un giro algo brusco, sobre todo si el coche tiene un agarre bajo, pero con un poco de práctica podemos llegar a conducir bien los diferentes coches del juego. Además, la física es muy sensible, y una explosión o un choque puede hacer que perdamos totalmente el control del coche.

Otro factor que hará que nos desesperemos en ocasiones es la cámara, siempre en vista aérea, y que en muchas ocasiones no funciona como debería y hace que no veamos algunos obstáculos haciendo que salgamos fuera de la pista o quedemos atrapados.

Jugando en los modos de un jugador, comprobaremos que la pericia de los contrincates no es demasiado elevada, así que no nos costará quedar la mayoría de las ocasiones entre los tres primeros. Eso sí, este es uno de esos juegos donde la carrera no se decide hasta la última curva, podemos ir en primer puesto y que de golpe nos ataquen varios vehículos y quedar en las últimas posiciones, o bien todo lo contrario.

Hay 5 escenarios disponibles en los que competir, cada uno con 4 circuitos diferentes. Son bastantes variados, desde una ciudad de Nueva York inhundada a una ciudad de Praga envuelta en llamas a causa del cambio climático. Algunos circuitos son bastante exigentes, y si no vamos con cuidado iremos cayendo de una trampa en otra.

Los modos de juego

Son 5 los modos de juego que presenta el juego: Carrera Libre, Campeonato, Historia, Desafío y Multiplayer. Carrera libre es el más sencillo de todos, donde nos permite realizar carreras en los circuitos que tengamos desbloqueados. En Campeonato corremos en 5 carreras diferentes, ganando el Campeonato el competidor que más puntos consiga. Ganando campeonatos conseguimos puntos para desbloquear nuevos coches.

El modo historia nos presenta el contexto en el que está situado el juego. En un mundo postapocalíptico a causa del cambio climático, la humanidad necesita de una vacuna para sobrevivir, y la única forma de conseguirla es compitiendo en carreras a muerte en el torneo creado por una organización. Cada uno de los personajes jugables tiene una historia diferente, que iremos descubriendo en escenas parecidas a una novela gráfica a medida que corremos las diferentes carreras de su campaña. Las historias de los personajes son bastante simples y no están muy desarrolladas, pero es una buena excusa para hacernos utilizar todos los personajes y probar sus habilidades. Las carreras de este modo nos pueden pedir diferentes objetivos, como quedar por delante de un competidor en concreto o destruir uno de los vehículos.

El modo desafío es muy interesante, ofrece una serie de eventos que debemos completar, y como recompensa obtenemos puntos para desbloquear nuevos coches. Entre estos objetivo se encuentra destruir a todos los adversarios o quedar primero compitiendo sin armas.

El multijugador nos permite jugar contra otras 7 personas en diferentes modos de juego: Normal, Rápido (sin personalización), Básico (sin habilidades, sólo armas) y Conducción (sin habilidades ni armas). Este modo permite expandir el tiempo de juego cuando el modo de un jugador ya no de más de si.

Conclusiones

Fuel Overdose es un juego que sin grandes características y pese a sus fallos en el control y rendimiento, entretiene bastante y ofrece varios modos de juego que hacen que el tiempo de juego para un jugador sea en 10 y 15 horas. Si a eso le sumamos el modo multijugador, hace que el precio de 12 euros del juego sea bastante justificado.

Fuentes:

Contenido relacionado