Recordando
Retro Review El Rey León

Desde que los videojuegos cobraron importancia en el ocio doméstico, las conversiones  de películas de éxito a videojuegos ha sido una práctica habitual por las empresas del sector. Aunque por norma general muchos de estos juegos son de una calidad pobre, de vez en cuando salen pequeñas joyas como El Rey León, un plataformas que muchos recordamos con cariño.

El juego fue desarrollado por la ya difunta Westwood Studios (una gran compañía de la época) y publicado por Virgin Interactive en el año 1994. Salieron infinidad de versiones del juego:  SNES, NES, Game Boy, PC, Sega Mega Drive, Amiga, Master System y Game Gear son las plataformas en las que el juego fue publicado. Las imágenes de aquí arriba pertenecen a la versión de Mega Drive, una de las mejores versiones, con unos grandes gráficos y animaciones para aquella época. Fue aclamado por la crítica y muy bien recibido por el público, llegando a superar el millón de copias vendidas.

Si habéis visto la película de El Rey León (¡cosa muy probable!)  ya os sabéis la historia de este juego. Simba es un feliz león que espera ansiosamente a que algún día su padre, Mufasa, le ceda el trono y ser el rey de la sabana Africana. Por desgracia Scar, el malvado hermano de Mufasa, asesina a éste para hacerse con el control del reino y desterrar al joven Simba. Simba deberá crecer y fortalecerse para enfrentarse a Scar y recuperar su reino.

Bajo este argumento debemos recorrer 10 niveles corriendo, saltando, luchando y rugiendo. Los escenarios están basados en las escenas de la película, algunos realmente coloridos como Hakuna Matata y otros sombríos como el cementerio de elefantes.

El juego se divide en dos partes bien diferenciadas. En la primera controlamos a Simba de pequeño, cuyas habilidades son rugir (realmente flojo), saltar y rodar. Las 3 sirven para poder luchar contra los enemigos y sortear obstáculos. En la segunda parte llevamos a Simba adulto, mucho más poderoso que en su etapa anterior. En esta parte Simba puede luchar con sus garras y lanzar a enemigos, y tiene un rugido realmente poderoso que aturde a los enemigos. Por contra, pierde la habilidad de rodar.

Como bonus, el juego dispone de dos minijuegos. En una controlamos a Pumba, que tiene que comerse los bichos que va tirando Timón antes de que toquen el suelo. En la segunda fase controlamos a Timón, que tiene que encontrar bichos por el escenario en un tiempo limitado.

El juego de El Rey León fue apasionante para los niños de la época, que disfrutamos viendo las aventuras de Simba en la gran pantalla. Los coloridos gráficos, las excelentes animaciones y los elaborados niveles de este juego hacen sin duda que sea un gran candidato para recordar viejos tiempo echando unas partidas con él.

Contenido relacionado