Recordando
Retro Review Haunting Starring Polterguy

Haunting Starring Polterguy es uno de los juegos de SEGA Mega Drive por el que más cariño siento, me proporcionó innumerables horas de juego junto a un amigo hasta que al fin pudimos pasarlo, siendo la parte final un poco peliaguda hasta que le cogías el truco.

A pesar de la mecánica sencilla del juego, resultaba bastante entretenido, aunque bien es cierto que una vez completado el juego, se hacía poco rejugable.

Pongámonos en situación. La familia Sardini, encabezada por Vito (el nombre parece una clara referencia a Vito Corleone), dirige una compañía de monopatines cuyos productos están fabricados con piezas de pésima calidad. Nuestro protagonista adquiere un monopatín y, tras probarlo, éste se rompe y acabamos recibiendo un brutal impacto que acaba con nuestra vida.

Y aquí empieza la venganza. Nuestro protagonista se reencarna en Polterguy, un fantasma que busca vengarse de la familia Sardini persiguiéndolos por las diferentes casas que habiten y asustarlos hasta que se marchen. El juego consta de 4 casas con hasta 400 objetos.

Para asustar a los miembros de la familia, Polterguy deberá ir a una habitación donde se encuentren y empezar a poseer los objetos de la habitación (algunos son manejables una vez poseídos) y empezar a aterrar al habitante de la habitación hasta que se marche de la estancia, para posteriormente seguir acosándolo hasta conseguir que se marche de la casa. Cada vez que un Sardini se marche de la habitación caerá ectoplasma que deberemos recoger para ir rellenando nuestra barra, algo similar a una barra de vida. Si ésta se vacía entraremos en el inframundo (underworld), donde nos enfrentaremos a diferentes obstáculos (manos que nos agarran desde la pared, calaveras que salen disparadas, murciélagos...) que irán dañando nuestra vida, representada en el inframundo por un retrato de Polterguy, que se irá apagando a medida que recibamos daño. Para completar el inframundo deberemos recolectar todo el ectoplasma del suelo, que irá menguando al paso del tiempo, así que deberemos apresurarnos para cogerlo cuando más grande esté.

Una flecha nos indicará la salida del inframundo, y una vez completado volveremos a la casa donde estuviéramos justo en el punto donde lo dejamos. En el inframundo también se podrán recolectar hechizos que luego utilizar contra la familia Sardini. Existen hasta 12 inframundos diferentes.

A pesar de que la familia Sardini ya no suponga una amenaza para nosotros (aunque demasiado tarde, puesto que nos han matado!), existirán ciertos riesgos para Polterguy, que nos dificultarán nuestra tarea. Por una parte están las ectobestias, que acudirán a las estancias atraídas por el ectoplasma caído tras asustar a un Sardini. Deberemos evitar sus ataques y, en medida de lo posible, evitar que se coma el ectoplasma que tanta falta nos hace. Pero nuestro auténtico enemigo es el perro de la familia, el único que puede sentir la presencia de Polterguy en la casa, cuyo ladrido hará bajar la barra de ectoplasma de nuestro protagonista y reducirá el nivel de miedo del miembro de la familia Sardini que se encuentre en la habitación.

Una vez completadas las cuatro casas, nos espera un combate final épico del que no desvelaré detalles para no chafar a nadie el final.

En definitiva, Haunting Starring Polterguy es un juego altamente recomendable y muy entretenido, además de proporcionar momentos hilarantes al poseer ciertos objetos y ver las reacciones de los Sardini.

Contenido relacionado