Recordando
Retro Review Livingstone Supongo

Opera Soft fue sin duda alguna una de las compañías españolas más importantes durante la época de los 8 bits. Produjeron inolvidables juegos, entre ellos el que os vamos a mostrar hoy, Livingstone Supongo, con toda probabilidad uno de los mejores arcade-plataformas de la época, aunque sobradamente difícil.

Antes de meternos en harina con el juego, merece la pena explicar el porqué de ese título. El Dr. David Livingstone fue un médico, misionero y explorador al servicio de la Corona Británica en los tiempos del colonialismo. Realizó varias expediciones a África para explorar sus territorios, pero en una de sus expediciones se le perdió la pista, por lo que el diario New York Herald decidió enviar a Henry Stanley en su búsqueda.

Stanley dió con él en el año 1871 a orillas del lago Tanganica y fue allí donde al acercarse a Livingstone pronunció la célebre frase: "Doctor Livingstone, supongo".

Después de la lección de historia, pasemos a hablar del juego. El paso de los años ha alimentado el halo de dificultad que envolvió siempre al juego, que sin duda no fue poca. Para encontrar al doctor nos veremos abocados a explorar cantidad de junglas, rías o minas entre otras cosas, sorteando cantidad de feroces enemigos como cocodrilos, pirañas o plantas y esquivando las trampas que nos depara cada escenario. Por otra parte, deberemos mantenernos alerta con los dos indicadores de la parte inferior, el de agua y energía, recargables a traves de agua o comida.

Para poder avanzar en nuestra aventura contaremos con cuatro elementos indispensables, que deberemos aprender a utilizar de la forma más eficiente posible. Este arsenal es: cuchillos, bombas, una pértiga y el archiconocido boomerang, recordado por todos, imprescindible para tener éxito en nuestra aventura por el continente africano.

El juego se dividió en dos partes bien diferenciadas. La primera consistía en recolectar cinco gemas que teníamos que entregar a una exótica nativa al llegar al templo y la segunda es la búsqueda final del Dr. Livingstone, quien hará que el jugador pase mil penurias antes de dar con él.

A pesar de la dificultad el juego fue enormemente popular, tanto en España como fuera de nuestras fronteras, especialmente en el Reino Unido. Hoy en día se puede intentar abordarlo con menor dificultad gracias a los emuladores, que nos permiten salvar el juego en el punto que queramos, ya que no lo he comentado anteriormente pero las dos partes se han de pasar de forma continuada, no hay password ni nada parecido para empezar la partida a partir de la segunda parte.

Tres años más tarde, y debido al éxito de esta primera parte, apareció una secuela de Livingstone Supongo, que a pesar de ser también un muy buen juego, no contó con la popularidad y el éxito de esta parte.

Contenido relacionado