Recordando
Retro Review Mad Mix Game

El comecocos español

En la historia de los videojuegos, hay ciertos títulos que se consideran clave para el nacimiento de la industria. Uno de ellos fue Pac-Man, desarrollado por la compañía nipona Namco y lanzado para las máquinas recreativas el 21 de mayo de 1980, en los albores del mundo de los videojuegos. El éxito fue arrollador, llegando a arrebatar a Space Invaders el título de videojuego con más máquinas recreativas vendidas, llegando a la mareante cifra de casi 300.000 unidades. En los posteriores años, el juego fue portado a multitud de plataformas.

Ocho años más tarde, la mítica y querida compañía española Topo Soft, decidió lanzar al mercado de los 8 bits (ZX Spectrum MSX, Amstrad CPC, Commodore 64 y Atari ST) y para PC el juego Mad Mix Game, que cogía los conceptos básicos del original y le añadieron nuevos ítems y enemigos, lo que proporcionó más jugabilidad e, incluso, algo más de estrategia.

El objetivo del juego es exactamente el mismo que en Pac-Man: comerse todas las bolitas del escenario, que en este juego se llamaron "cocos", y evitar que los fantasmas maten a MAD, nuestro protagonista. Pero como he comentado con anterioridad, se incluyeron nuevos enemigos que aumentaron en ciertos casos la dificultad.

Por ejemplo, por un lado teniamos a los pelmazoides que eran los fantasmas normales; las maricocos que iban reponiendo los cocos que MAD se había comido; y por último, los repugnantosos que era invulnerable al modo MAD mosqueado (lo mismo que cuando Pac-Man se comía la bola grande, que permitía comerse a los fantasmas) y, por si fuera poco, aplasta los cocos en el suelo haciendo imposible comérselos.

También se incluyeron nuevos objetos por el escenario, como la coconave o la cocotanque, que convertía a MAD en uno u otro vehículo que permitía disparar en ciertas direcciones, pero que en ocasiones hacía perder el control de MAD. Había ciertos elementos en el escenario, como las trampillas, que permitían ser utilizadas en ciertos momentos para cortar el acceso a algún fantasma que nos estuviera persiguiendo.

Muchos en principio pensaron que sería una burda copia de Pac-Man, pero todos los elementos que fueron introducidos le dieron al juego una cierta personalidad aunque nadie pueda negar que bebe de las fuentes del juego original.

Lo más curioso del juego vino poco después de su lanzamiento. La famosa compañía de bebidas de cola, Pepsi, decidió utilizar el juego para una campaña promocional titulada "The Pepsi Challenge" y se versionó el juego para la distribución norteamericana que corrió a cargo de U.S. Gold. Los cambios visibles fueron la eliminación de la primera pantalla del juego para evitar problemas legales, ya que la distribución del mapa era idéntica a la de Pac-Man, la inclusión del logo de Pepsi en el juego y MAD en lugar de comerse los cocos los pisa.

El juego obtuvo un notable éxito y es de sobras conocido por todos los gamers que vivieron la época de los 8 bits. Tal éxito produjo una secuela, titulada Mad Mix Game 2: El Castillo de los fantasmas, que no gozó del mismo apoyo que el título inicial.

Contenido relacionado