Recordando
Retro Review Sam & Max: Hit the Road

Los detectives más gamberros

Sam & Max: Hit the Road probablemente sea una de las aventuras gráficas más recordadas de LucasArts, algo que es realmente meritorio debido a la elevadísima calidad de éstas. Su versión para PC fue lanzada en 1993, cuando el género había alcanzado su cúspide, y dos años más tarde se hizo una versión para los Mac.

El juego está basado en los personajes de cómic creados por Steve Purcell, una pareja de detectives formada por un perro antropomorfo llamado Sam y un conejo hiperactivo amante de la violencia cuyo nombre es Max.

Fue desarrollado por un pequeño pero experto equipo de LucasArts, quienes ya tenían experiencia en otras aventuras como Indiana Jones and the Fate of Atlantis,  siendo el director de diseño el propio Purcell, contratado por LucasArts para la ocasión. Fue el noveno juego en utilizar el sistema SCUMM, integró el sistema de sonido iMUSE, propiedad de la compañía, y incorporó el doblaje de sus personajes.

Como hemos comentado con anterioridad, el juego implementa el sistema SCUMM, pero en lugar de las clásicas acciones verbales, se cambió por un icono que representaba la acción a realizar y que se rotaba con el botón derecho del ratón (caminar, mirar, usar, hablar...). También disponía del clásico inventario en la parte inferior de la pantalla. Resumiendo, una interfaz mucho más simple pero efectiva.

Respecto al argumento es realmente desternillante. Sam & Max se dedican a combatir el crimen con sus artes detectivescas, el primero aporta la cordura mientras que el segundo es mucho más impulsivo que, pese a su angelical apariencia, esconde instintos psicópatas y un macabro gusto por la violencia gratuita. Por si fuera poco, le gusta burlarse de todo el mundo, incluyendo a su compañero de fatigas.

Un día, tras llegar a su oficina, reciben una petición de ayuda de un carnaval dirigido por dos hermanos siameses: su principal atracción, un yeti congelado, se ha marchado dejando el espectáculo completamente descafeinado. Se pondrán manos a la obra recorriendo los más inverosímiles lugares y provocando las más desternillantes situaciones.

Este argumento está basado en un cómic de la serie, publicado en 1989 bajo el mismo nombre. Como elemento curioso muchas localidades turísticas que se pueden visitar en el juego, como el "Frog Rock", es un lugar real que Steve Purcell visitó en la infancia. También la cadena de tiendas de carretera "Snuckey's", donde podemos encontrar a Bernard de Maniac Mansion / Day of the Tentacle como dependiente, está basado en una cadena real llamada  "Stuckey's", donde Steve paraba a descansar y a comer algo junto a su familia durante los largos viajes en coche realizados durante las vacaciones.

Con todos estos ingredientes y el buen hacer de LucasArts solo podía suceder una cosa: la aparición de una excelente aventura. Y así fue. Fue inmediatamente aclamada por los jugadores y aplaudida por la crítica de las revistas especializadas, convirtiéndose con el paso de los años en un auténtico referente en la historia de los videojuegos.

A pesar de su éxito, no llegó a aparecer ninguna secuela durante los años posteriores. Pero su legado no acabó aquí, ya que doce años después Telltale Games se hizo con los derechos para realizar nuevas entregas, tras expirar el contrato que Steve Purcell mantenía con LucasArts. Estas entregas se realizaron en forma de episodios, manteniendo el género aventurero y dándole un soplo de aire fresco a la saga, adaptándola a los nuevos tiempos.

Contenido relacionado