Recordando
Retro Review The Humans

Unos trogloditas muy inteligentes

A principios de los años 90 uno de los géneros con mucho tirón era el de puzzle, con gran variedad de juegos que hacían que exprimiéramos nuestro cerebro al máximo. The Humans es uno de estos juegos, donde debíamos guiar a un grupo de hombres prehistóricos para que superaran las difíciles pruebas que les esperaban.

The Humans fue desarrollado por Imagitec Design, y publicado por Gametek en el año 1992 para multitud de plataformas, entre las que se encuentran PC, SNES, Mega Drive y Game Boy. Debido al notable éxito y buena crítica que tuvo el juego, salió una segunda parte que básicamente añadía nuevos niveles, y en 1995 salió una tercera parte. Finalmente, Deep Silver recuperó la franquicia de la ya extinta Gametek y publicó un remake del juego en 2009, con el subtítulo de "Meet the ancestors".

El juego puede recordar en un principio al mítico Lemmings, pero tiene notables características que le hacen desmarcarse de este. The Humans es un juego que requiere habilidad, reflejos, inteligencia y mucha paciencia. Para superar los 80 niveles que componen el juego, debemos controlar a los humanos que tengamos a nuestra disposición para que colaboren entre ellos. Parece fácil, pero se complica cuando tenemos recursos limitados y una cuenta atrás para poder superar cada nivel.

Los trogloditas pueden realizar varias acciones, como ponerse en posición para que otro componente del grupo pueda subirse a él o coger objetos que pueden servir para superar el nivel. La colaboración en The Humans es fundamental, por ejemplo, necesitamos que nuestro grupo cruce un precipicio que los humanos pueden saltar utilizando un lanza como si fuera una pértiga, pero solo hay una lanza en todo el grupo. Debemos hacer que uno a uno salten el precipicio y que vayan lanzando la lanza a los humanos que aún queden (¡pero con cuidado que podemos matar a alguno si no controlamos la fuerza!).

A medida que avanzamos nuestro prehistórico grupo irá haciendo descubrimientos (lanzas, el fuego, la rueda...) que harán que los niveles crezcan en variedad y también en dificultad, hasta tal punto que pueden hacer que nos desesperemos si nos atrancamos en alguna pantalla, aunque la satisfacción que tendremos después de resolver el puzzle, seguro que vale la pena el esfuerzo.

Contenido relacionado