Recordando
Retro Review Maniac Mansion

¡Atrapen a esos tentáculos!

Corría el año 1987 cuando la empresa Lucasfilm Games (posteriormente pasaría a llamarse LucasArts), propiedad del multimillonario productor de cine George Lucas, sorprendió al mundo entero con una aventura gráfica llamada Maniac Mansion, que incorporaba un sistema revolucionario que años después daría paso a multitud de aventuras gráficas point & click, que utilizaban este mismo sistema o uno similar. El sistema en cuestión se llamó SCUMM, acrónimo de "Script Creation Utility for Maniac Mansion", que simplificaba las acciones que el jugador podía realizar con los personajes, ya que los verbos aparecían en la parte inferior y se podia ir construyendo la frase a realizar a golpe de click, sin necesidad de escribirla.

El juego fue un éxito total y absoluto y supuso, como era de esperar, un despegue triunfal de LucasArts. 

Nos situamos en un pequeño pueblo donde existe una tétrica mansión a las afueras, donde se rumorea que hacen extraños experimentos y donde habitan unos extraños tentáculos de tamaño humano, a las órdenes del Dr. Fred Edison. El protagonista de la aventura, Dave Miller, debe encontrar a su novia, Sandy Pantz, que ha sido secuestrada y cree que está cautiva en la mansión. Para ello deberá escoger a dos de sus amigos, y aquí es el primer punto curioso del juego, ya que de ello dependerá nuestra estrategia a seguir, puesto que cada personaje tiene sus habilidades especiales (hay un músico, un fotógrafo...).

Desde los primeros compases del juego, se puede ver que en cierto modo es una parodia de las películas de terror de serie B, ya que dispone de muchos elementos típicos de éstas como científicos locos y megalómanos, o laboratorios secretos donde se realizan oscuros experimentos.

Por otra parte, también se puede ver el toque humorístico que caracteriza a todas y cada una de las aventuras del mítico Ron Gilbert, con chistes conocidos por todos los gamers de cierta edad que jugaron al juego, como la motosierra sin gasolina o las escaleras fuera de servicio de la biblioteca.

Como en toda aventura gráfica clásica, para avanzar deberemos utilizar nuestro ingenio, recolectar los ítems necesarios y utilizarlos allá donde creamos conveniente. Como hemos comentado anteriormente, en algunas situaciones deberemos utilizar las características propias de cada personaje e, incluso, en la cárcel deberemos utilizar dos de ellos, uno apretando la piedra que abre la puerta, mientras el otro escapa.

En el juego es posible morir. Si esto ocurre encontraremos una lápida en la parte exterior de la mansión con el nombre de nuestro personaje. Que ahora mismo recuerde había una manera: un personaje tenía que bajar a la parte inferior de la mansión, donde estaba los controles de la piscina, vaciarla, escoger a otro personaje y meterlo dentro de la piscina y, posteriormente, volver al primer personaje y volverla a llenar, muriendo el segundo personaje ahogado.

También disponía de cutscenes donde se iba explicando el devenir de la historia, con Fred y sus malvados planes, o Edna con sus paranoias.

Un apunte curioso del juego, era su sistema antiprotección. Normalmente, en todos los juegos en los que tenías que introducir una clave anticopia, se hacía al principio del juego, por lo que no podías acceder a él. Sin embargo, en Maniac Mansion esta clave servia para acceder a la parte superior de la mansión, a modo de código para una puerta, por lo que podías jugar a lo que podríamos llamar una "demo", ya que por toda la parte inferior podías realizar todo lo que se pudiese. En caso de fallar, saltaban las alarmas de la mansión por un fallo en el reactor, y disponías de un tiempo limitado para introducir el código correcto antes de que ésta explotase.

Otra curiosidad es que hubo una serie basada en el juego, emitida por el canal canadiense YTV y por el estadounidense The Family Channel, que seguía las aventuras y desventuras de la familia Edison, aunque en cierto modo fue criticada por la gran diferencia que a la práctica hubo con el juego.

Sin duda alguna, una de las mejores aventuras gráficas de la historia, pionera en su género, desternillante hasta decir basta e ingeniosa como pocas.

¡Larga vida a Maniac Mansion!

Contenido relacionado