Recordando
Retro Review Constructor

El difícil mundo de la construcción

Todos hemos podido ver que el mundo de la construcción es, en muchas ocasiones, turbio y lleno de irregularidades. Pues bien, hay un juego de estrategia que hace una burla de este mundo, donde los constructores luchan por el control de la ciudad. Este videojuego es Constructor.

Constructor fue desarrollado por la compañía System 3, publicado en el año 1997 para PC y un año más tarde para Playstation. Gracias a la era digital en 2010 System 3 lo volvió a publicar para PSP y PS3 mediante Playstation Network y para PC mediante el portal de juegos Gog.com. También hay disponible una segunda parte, llamada Street Wars, o Mob Rule en Estados Unidos.

Aunque por la época ya habían salido otros juegos  de construcción y gestión de ciudades, Constructor iba un paso más allá, haciendo de él un juego único. No solo tenemos que tener contentos a nuestros inquilinos y generar ingresos, también tenemos que fastidiar lo máximo posible a los constructores rivales, y evitar que ellos nos perjudiquen a nosotros.

El juego está dividido en distintos escenarios, cada uno con diferentes misiones que tenemos que cumplir para superarlos. Para ello, tenemos que ir comprando parcelas de terreno y construyendo en ellas lo necesario para que nuestra ciudad salga adelante, como casas para alquilar a gente (a los cuales tendremos que mantener contentos para que no se vayan), fábricas para producir materiales que necesitamos, o edificios que ofrecen servicios... ya sea para nuestro beneficio o para tocar la moral a nuestros contrincantes.

Este último punto es el que hace a Constructor un juego realmente divertido. Podemos robar edificios a los otros constructores, sabotear casas, e incluso hacer que las casas abandonadas las ocupen hippies o fantasmas para que no se puedan utilizar. Estas acciones las podemos realizar gracias a diferentes unidades, desde los capataces y paletas, que no sólo sirven para construir, hasta gángsters que podrán eliminar a golpe de metralleta a todo el que se ponga en su camino.

Ante tanta amenaza, hay que tener alguna forma de defenderse. Para evitar (o al menos intentarlo) estas amenazas, los constructores pueden poner policías que patruyen las parcelas, y también perros guardianes en las casas, que evitarán que sean robadas o saboteadas. Por supuesto, estos métodos de vigilancia no son infalibles, y en tal caso deberemos ir con nuestro "ejército" a defender lo que es nuestro.

Constructor es un gran juego de estrategia, que gracias a una jugabilidad muy distinta a la que estamos acostumbrados en este tipo de juegos y a un sentido del humor estupendo, nos puede tener muchas horas jugando con él.

Contenido relacionado