Recordando
Retro Review Super Metroid

Una fantástica combinación de aventura, exploración y acción

Super Metroid es seguramente uno de los mejores videojuegos de Super Nintendo, y también uno de los mejor recordados. El juego fue realmente bien recibido tanto por la crítica como por el público, y todavía se cuela en algunos Tops de los mejores videojuegos de la historia.

Su fecha de lanzamiento en Europa fue el 28 de Julio de 1994, siendo el tercer título de la saga Metroid que vió la luz, después de Metroid para NES y Metroid II para Game Boy. Aunque la mecánica de juego de Super Metroid es la misma que sus anteriores entregas, las mejoras jugables y gráficas junto al extenso y detallado mundo potencian la experiencia de juego al máximo.

Aunque es uno de los Metroid más antiguos, su historia en la saga Metroid se situa en las últimas posiciones, entre la trilogía Metroid Prime y Metroid: Other M. Como siempre, la protagonista es la conocida por todos Samus Aran, vestida con su traje especial, que le otorga muchas habilidades excepcionales. En esta ocasión, Samus debe perseguir a Ridley, líder de los piratas espaciales, al planeta Zebes, con la misión de recuperar una larva de Metroid que Ridley robó.

Este argumento sirve para poner a nuestra disposición un enorme planeta por explorar, con multitud de zonas y secretos que tenemos que ir descubriendo poco a poco. Al principio del juego, Samus va armada únicamente con su cañón de energía, que es el que utilizaremos para derrotar a enemigos y abrir las puertas básicas que sirven para moverse entre las diferentes pantallas del escenario.

Pronto descubrimos que el planeta Zebes está cargado de mejoras que podemos colocar a nuestro traje. Encontramos nuevos tipos de mísiles que tienen un gran poder destructivo y también nos permiten desbloquear puertas imposibles de abrir con otro arma. También podemos actualizar nuestro cañón de energía para que dispare de diferentes formas y con diferentes elementos, como hielo para congelar a los enemigos. El traje tampoco se queda atrás, encontrando mejoras que le permiten desde transformarse en una pequeña bola (morphing ball) hasta aguantar altas temperaturas o poder moverse rápidamente por agua.

Todas estas mejoras sirven para poder desbloquear nuevas zonas y avanzar en la aventura, así como descubrir una enorme cantidad de secretos que nos ayudan a pasar más fácilmente la aventura: mejoras de vida y de la cantidad de mísiles que podemos almacenar. En la aventura nos encontramos con varios jefes finales que pondrán a prueba todas las habilidades que hemos conseguido.

Super Metroid sigue siendo hoy en día una excelente elección si queremos disfrutar de un buen juego de aventura y acción. Si aún no habéis disfrutado de esta maravilla de los 16 bits, os recomiendo que dejeis a un lado prejucios, como puede ser el apartado gráfico, y probéis el fantástico mundo que Super Metroid ofrece.

Contenido relacionado