Recordando
Retro Review de Howard the Duck

El extravagante personaje de Marvel Comics

Este fin de semana se ha estrenado la nueva aventura de Marvel Comics, Doctor Strange en el Multiverso de la Locura. Aprovechando la ocasión, vamos a hablar de un personaje que aparece en los cómics de la compañía que, honestamente, no me enteré que pertenecía a Marvel hasta hace relativamente poco.

Por otra parte, es uno de los personajes más peculiares, no es otro que Howard the Duck (o Howard el Pato en castellano). Siendo una persona totalmente profana en el mundo de los cómics de Marvel, me parece un personaje muy extravagante si lo comparamos con la primera plana, los archiconocidos Capitán América, Thor, Hulk, Iron Man, Capitana Marvel, Viuda Negra...

Pero volviendo a lo que nos ocupa. En 1986, y como era muy habitual en esa época, se lanzaba un juego que acompañaba al lanzamiento cinematográfico, que era el evento importante y predominante en esa época (hoy en día han cambiado las tornas). La película estuvo dirigida por George Lucas, costó la friolera de 34 millones de la época y fue un fracaso comercial, principalmente porque estaba muy alejada de lo que era el personaje en los cómics.

Activision fue la encargada de hacer la adaptación, teniendo su lanzamiento en todas las plataformas no-consoleras de la época. El argumento es el que sigue: los dos mejores amigos de Howard, Phil y Beverly, han sido capturados por un malvado señor oscuro. Los mantiene cautivos en el interior de un volcán activo y tienes que rescatarlos. Como Howard el Pato, maestro del Quack Fu (!), deberás adentrarte en laberínticas pantallas, abriéndote paso a golpazos contra los enemigos que osen desafiarte. 

El juego es un arcade pretérito de vista lateral, en la que deberemos sortear distintos obstáculos usando las acciones disponibles. Por ejemplo, en la isla nos encontraremos con arenas movedizas que tendremos que saltar. También deberemos ir recogiendo objetos que nos permitirán realizar acciones que antes no podíamos, como una especie de propulsor de agua que nos permitirá cruzar los ríos (sí, parece ser que Howard es un pato que no sabe nadar).

Además, como comentábamos antes, Howard es un maestro del kung fu para patos, que utilizaremos para propinar patadas y puñetazos a los enemigos que nos salgan al paso. El objetivo final es conseguir un planeador para aterrizar en la boca del volcán y derrotar al enemigo final.

El juego estuvo a la altura de la película, es decir, fue un pestiño. Especialmente por la desesperante jugabilidad, hay veces que Howard se queda atascado, sin saber muy bien porqué, no salta cuando tiene que saltar, etc. Bastante flojete, pero ya sabéis que en NoSoloBits todos los juegos tienen cabida!

Contenido relacionado