Recordando
Retro Review de Into the Eagle's Nest

A la caza del comandante alemán

Hoy os vamos a hablar de un juego de acción basado en la II Guerra Mundial desarollado por Pandora, un pequeño estudio con 5 años escasos de vida, a quienes les faltó un gran éxito para ponerse en el mapa videojueguil del momento. El juego es Into the Eagle's Nest, que fue distribuido por Mindscape, y que obtuvo muy buenas críticas en su momento, pero no fue un exitazo comercial.

Como os podíais imaginar por el título del juego, está ambientado en la II Guerra Mundial, donde nos pondremos en la piel de un audaz soldado aliado quien debe adentrarse en la fortaleza nazi llamada "El nido del águila" para rescatar a tres soldados cautivos, recuperar tantas obras de arte robadas como podamos y, para finalizar nuestra misión, reducir la fortaleza a cenizas.

El juego se desarrolla desde una perspectiva aérea, prácticamente igual que a la de Gauntlet. La mecánica del juego no es demasiado complicada, deberemos abatir a los soldados que nos vayan saliendo a nuestro paso, utilizando nuestro rifle de asalto, e ir recogiendo las diferentes llaves que vayamos encontrando para poder abrir las puertas que nos darán acceso a nuevas zonas de la fortaleza.

Además de las llaves, hay más cosas a tener en cuenta. La munición es limitada, por lo que no podremos estar disparando a diestro y siniestro sin ningún tipo de control, ya que si nos quedamos sin munición lo tendremos realmente complicado. Podemos recargar las balas recogiéndolas de algún cofre o directamente desde el suelo.

Como comentaba anteriormente, uno de los objetivos es salvar tantas obras de arte como podamos. Realmente, no es imprescindible para podernos pasar el juego, pero si para acumular puntos y que nuestra posición esté en lo más alto posible de la tabla de hi-scores.

En este tipo de juegos, no podían faltar los ítems para recuperar la vida. En lugar de tener la típica barra de vida, se muestra un contador en la interfaz que pone "Hits", si llega a 100, moriremos, pero podemos recuperar puntos de vida recogiendo los botiquines o la comida que encontremos.

El juego está dividido en varias misiones con ocho niveles en total, donde en cada misión deberemos cumplir un objetivo en concreto, ya sea liberar a uno de los prisioneros o activar uno de los detonadores que hará volar en pedazos la fortaleza. Aquí un pequeño comentario: mucho ojo en disparar en dirección a la dinamita, o seremos nosotros quienes volaremos por los aires.

Evidentemente, hoy Into the Eagle's Nest resulta muy sencillo, pero al primar tanto la acción y no dar tregua, creo que sigue resultando entretenido para echarle unas partidas. Una de las cosas que se le criticó es que, sin ser excesivamente largo, sí que se echaba de menos algún punto de guardado o el típico password que nos permitiese empezar el juego desde un checkpoint y no desde el principio. No sé si hubo algún motivo técnico detrás, pero bien podría ser una forma de alargar la vida del juego, que en aquél entonces no eran tan rejugables como ahora una vez completados.

Contenido relacionado