Recordando
Retro Review de The Nightmare Before Christmas: The Pumpkin King

Los inicios del Rey Calabaza

Un año más estamos en Navidad, época festiva en la que suele haber regalos, reuniones familiares, comida a raudales y, por supuesto, un nuevo artículo de nuestra web sobre un juego basado en esta tradición. Este año no es un juego realmente navideño, pero sí que se basa en una película en la que la Navidad juega un papel fundamental: Pesadilla antes de Navidad, siendo este juego la precuela de esta maravillosa película creada por Tim Burton y dirigida por Henry Selick.

The Nightmare Before Christmas: The Pumpkin King es un título exclusivo de Game Boy Advance, creado por TOSE y distribuido por Buena Vista Games. El juego fue publicado en 2005. Pese a ser un título de buena calidad, pasó bastante desapercibido. Sobre las mismas fechas también se publicó The Nightmare Before Christmas: Oogie's Revenge para PS2 y Xbox, el cual es una secuela de la película. 

La historia comienza con una escena protagonizada por Oogie Boogie y sus secuaces Lock, Shock y Barrel, los cuales le cuentan que la gente opina que Jack Skellington da mucho más miedo que él. Oogie Boogie les pide a sus secuaces que secuestren a Jack para darle una lección, pero estos se confunden y secuestran a Sally, la muñeca de trapo, en su lugar. Oogie se enfada mucho, y decide infestar toda la ciudad de Halloween de sus bichos para que la gente sepa quien es el verdadero rey del miedo. Jack debe iniciar toda una aventura para detener al malvado Oogie Boogie.

The Pumpkin King es un juego de plataformas con toques de Metroidvania. Quizás le faltan algunos elementos para ser un Metroidvania propiamente dicho, pero sí que tiene algunas características propias de este género como conseguir nuevas armas y habilidades para poder acceder a sitios bloqueados anteriormente. Controlamos a Jack en una vista lateral con scroll tanto vertical como horizontal, y podemos realizar diferentes tipos de acciones como usar el arma equipada, correr y saltar, así como algunas acciones puntuales como subir escaleras o escalar paredes pegajosas. A medida que avanzamos iremos encontrando a diferentes personajes, los cuales nos irán contando que ha pasado y que tenemos que hacer para poder completar nuestra misión.

En los primeros minutos de juego no llevamos arma alguna, pero pronto conseguimos el aliento de rana, un arma de corto alcance que nos permitirá enfrentarnos a los enemigos. A lo largo de la aventura iremos encontrando otras armas peculiares, como los boomerangs murciélago o las calabazas explosivas.  También encontraremos a Zero, el fiel perro fantasma de Jack, que nos acompañará durante el resto de la aventura. Zero nos permitirá viajar por algunos túneles (cuyo viaje es un minijuego en el que controlamos al simpático perro), y también nos indicará cuando hay un secreto cerca haciendo brillar su nariz.

Distribuidos por los niveles también encontramos diferentes objetos. Los más comunes son huesos, los cuales saldrán al destruir objetos o vencer a enemigos y no son más que objetos que rellenarán nuestra barra de vida. También podemos encontrar cabezas reducidas, las cuales actúan como vidas. Por último hay 20 objetos coleccionables que desbloquearán algunos extras como arte conceptual.

El mapa del juego es muy variado, y aunque todo sigue una temática de Halloween y terror, visitamos lugares muy diferentes, y muchos de ellos hacen referencia a la película. Por ejemplo, tenemos que visitar la casa de Jack o el laboratorio del Dr. Finkelstein, así como otros parajes como la ciudad o el cementerio. Estos niveles están plagados de los susodichos bichos, de los cuales encontramos de diferentes formas y tamaños, cada uno con sus patrones de movimiento y ataque. También hay multitud de trampas que tendremos que esquivar. Durante la partida encontramos también diferentes jefes, los cuales son bastante impresionantes tanto por su tamaño como por su apariencia.

Visualmente es bastante atractivo. No es de lo mejor que podemos encontrar en la portátil, pero sí que cumple muy bien con unos niveles muy vistosos y con unos personajes bien dibujados y animados. Sobre ellos destaca el bueno de Jack, el cual goza de muchas animaciones diferentes y esta fielmente representado al que podemos ver en la película original. A nivel sonoro no destaca demasiado, pero sí que podemos escuchar algunas versiones de las melodías de la película que acompañan muy bien al juego.

La dificultad es bastante moderada y se puede avanzar en el juego sin problema alguno. Aunque algunas partes pueden suponer un reto, una vez las conocemos se pueden superar sin mucha complicación. Además, el juego dispone de puntos de guardado, así que no es necesario completar el juego de una vez, y si nos matan siempre podemos empezar desde el último punto en el que guardamos la partida.

The Nightmare Before Christmas: The Pumpkin King es un juego muy entretenido que puede gustar tanto a los aficionados a los juegos de plataformas como a los fans de la famosa película de Tim Burton. Un juego bastante desconocido que bien vale la pena probar.

Contenido relacionado