Recordando
Retro Review de Superman (Arcade)

El hombre de acero contra el barrio

Tengo que confesar que dos de mis géneros favoritos son el de beat 'em up y superhéroes, y cuando un juego los une me llama especialmente la atención. Este es el caso de Superman para Arcade, y es una lástima que aunque no es un mal juego, la mezcla deja un sabor un tanto agridulce.

El juego fue distribuido en 1988, siendo tanto desarrollado como distribuido por Taito. El juego tuvo una acogida bastante fría y no se versionó a ninguna plataforma doméstica, así que ha sido bastante olvidado con el paso del tiempo. De hecho, tampoco se ha publicado en ninguna colección de Taito, ni tampoco de forma digital en ninguna plataforma, se desconoce si por no disponer de la licencia o simplemente falta de interés.

En esta historieta interactiva de Superman tenemos que hacer frente al malvado Emperador Zaas, quien amenaza con dominar La Tierra. Superman tiene que viajar por diferentes partes del mundo luchando contra los esbirros de Zaas, para finalmente llegar a la nave del emperador y poner fin a sus malévolos planes.

Podemos decir que Superman es un beat 'em up de primera generación, en el que solamente hay un personaje jugable y este no tiene demasiados ataques disponibles. El juego permite cooperativo a dos jugadores, pero el segundo jugador no es más que otro Superman vestido de rojo y con capa gris, el cual recuerda a Shazam. Para hacer frente a los enemigos, Superman puede dar puñetazos, patadas y cargar un poderoso ataque que lanza un un proyectil de energía que daña a todos los enemigos a su paso. Como era de esperar, también puede volar libremente por el escenario y por último puede agacharse para esquivar ataques. En algunas fases el juego pasa a ser un shoot 'em up de scroll horizontal, y en estas fases Superman también puede dar puñetazos y cargar su ataque de energía, pero en vez de patadas utiliza su habilidad de visión de calor, con la que lanza rayos de energía a través de los ojos.

El título está formado por cinco niveles diferentes: Metrópolis, San Francisco, Las Vegas, Washington y la nave del emperador Zaas. Los cuatro primeros niveles siguen todos el mismo patrón, y están distribuidos en tres fases. En la primera fase vamos avanzando hacia adelante a nivel de calle, haciendo frente a los enemigos y a algunos obstáculos como muros que tenemos que destruir. En la segunda fase ascendemos o descendemos en vertical de forma automática, haciendo frente a los mismos tipos de enemigos que en la primera fase. En la tercera fase es cuando pasamos al modo shooter, y aquí tenemos que esquivar y destruir diferentes tipos de proyectiles, como rocas o mísiles, y enfrentarnos a helicópteros o a enormes naves alienígenas. El último nivel también sigue este patrón, pero añadiendo una parte de shooter al principio, y por último la batalla final.

Durante los niveles podemos recoger algunos objetos que nos ayudarán en nuestra ardua tarea, todos ellos en forma de diamante. Estos diamantes saldrán al destruir contenedores o vencer a enemigos. Los diamantes azules nos rellenan un punto de la barra de vida. Los amarillos nos permiten lanzar un ataque de energía sin tener que cargarlo previamente. En las partes de shooter, también podemos coger unos diamantes de color rojo que destruyen todos los obstáculos y enemigos en pantalla.

En cuanto a los enemigos, encontramos de diferentes tipos y dificultades. El primero al que nos enfrentaremos es el típico esbirro fácil de eliminar, pero cuando vienen en grupos pueden suponer un problema. A medida que avanzamos salen a nuestro paso enemigos más difíciles y poderosos. Algunos tendrán habilidades especiales como hacerse invisible, lanzar proyectiles o agarrarnos. Al final de cada parte hay que enfrentarse a un jefe que pondrá a prueba nuestra habilidad. La lástima es que tanto en el caso de los esbirros como de los jefes se podría haber aprovechado la licencia de Superman mucho más, ya que solo nos enfrentamos a enemigos con un diseño bastante simple y genérico, y aunque alguno nos recordará a algún villano de los cómics, tampoco se hace referencia a ellos en la historia. De hecho, algunos de los jefes se repiten en varias fases con patrones de colores diferentes, lo cual enturbia la calidad del título. Tengo que decir que entre los enemigos hay uno que sorprende por su vestimenta, ya que es una conejita rosa vestida solamente con botas y guantes azules y cuyo ataque es saltar hacia nosotros de una forma bastante cómica, quizás en Taito había algún diseñador con gustos peculiares...

Conejita

Gráficamente es un título muy llamativo, aunque con algunos pequeños defectos. El diseño de Superman está muy bien hecho y destaca sobre el resto de personajes. Es una pena que el segundo jugador sea otro Superman de diferente color y no otro personaje. De hecho, entre los sprites no usados del juego se puede ver un personaje femenino que podría ser el segundo jugador, pero por algún motivo se descartó la idea. Los enemigos también están bien representados, pero como he comentado antes, los diseños son bastante desaliñados excepto algunos de ellos, y se repiten bastante pero cambiando de color. En los escenarios también encontramos una de cal y una de arena. Las partes a pie están muy conseguidas, siendo muy variadas y llenas de detalles, como el diseño de La Casa Blanca de fondo en el nivel de Washington. En cambio, los escenarios de scroll automático abusan mucho de repetir una y otra vez el mismo fondo. Eso sí, el juego se mueve en todo momento de forma estable y fluida, sin importar los enemigos que haya en pantalla. La música acompaña muy bien a la acción, con melodías de mucha calidad. Entre ellas destaca una versión del famoso tema de Superman compuesto por John Williams, el cual lo podemos escuchar en bastantes fases del juego.

La dificultad es la que podemos esperar en un título de esta época, siendo bastante elevada. Se agradece que en los primeros minutos de juego la dificultad es bastante moderada, y da tiempo al jugador a adaptarse a la mecánica del juego. A medida que el juego avanza se va complicando más y más, cada vez con más enemigos en pantalla y más difíciles de abatir. La barra de vida dispone de cinco puntos, y contra los esbirros podemos aguantar unos cuantos golpes, pero los jefes nos la vaciarán de dos golpes, así que hay que practicar para esquivar sus ataques, o los enfrentamientos contra ellos serán un coladero de vidas. El juego da tres vidas por cada crédito, y siempre empezaremos desde el punto en el que perdemos una vida. El juego otorga vidas extra cuando acumulamos ciertas cantidades de puntos. La duración del juego es aproximadamente de media hora.

Superman es un buen beat 'em up, pero con algunos puntos negativos a tener en cuenta. No obstante, es un juego muy divertido y disfrutable, sobre todo para los fans de el hombre de acero. 

Contenido relacionado