Recordando
Retro Review de Pu·Li·Ru·La

Un extraño y divertido beat 'em up

El protagonista de hoy es Pu·Li·Ru·La (también escrito PuLiRuLa), un simpático a la par que surrealista juego creado por Taito que nos hará pasar por situaciones realmente extrañas y que bien seguro que nos sacará más de una sonrisa a lo largo de toda la partida.

Pu·Li·Ru·La fue distribuido para Arcade en el año 1991, llegando solamente a los territorios japonés y norte americano. El juego se versionó primero en el año 94 a la consola FM Towns Marty, y en el año 97 para Playstation y Saturn. Por último, en 2005 fue includio en el recopilatorio Taito Memories para PS2. Todas estas versiones solamente salieron en el mercado japonés. Pese a ser un juego divertido, su limitada distribución hizo que pasara bastante desapercibido, pero con el paso del tiempo ha ido ganando popularidad gracias al extraño mundo que nos presenta.

El juego se sitúa en la tierra imaginaria de Radishland (en castellano sería Rábanolandia...), un lugar donde el tiempo fluye gracias a una llave que da cuerda al propio tiempo. Un día aparece un malvado hombre que roba esta llave, atacando las ciudades una a una y parando el paso del tiempo en cada una de ellas. En una de las ciudades, un anciano intuye el peligro que acecha antes de que su ciudad sea atacada, así que reúne a los jóvenes Zac y Mel, los protagonistas de esta historia, para otorgarles un bastón mágico a cada uno y que así puedan hacer frente al trágico destino que les espera.

Vista la introducción, el juego entra de lleno en la acción, como buen beat 'em up que es. El juego permite partidas en cooperativo a dos jugadores, en las que el primer jugador controla a Zac y el segundo a Mel. Ambos personajes tienen los mismos movimientos. La jugabilidad del título es bastante simple y directa. Los protagonistas pueden atacar con su bastón de diferentes maneras, según si pulsamos solamente el botón de ataque o lo hacemos junto con la palanca de dirección. Los personajes también pueden saltar para esquivar y atacar en el aire, y por último pueden ejecutar poderosas magias que atacaran a todos los enemigos en pantalla, pero hay que reservarlas bien puesto que son limitadas.

El primer nivel es bastante normal y típico. Empezamos en la ciudad natal de los protagonistas, y nos enfrentamos a algunos guerreros vestidos con armaduras y tiene como jefe a un marionetista, pero a partir del segundo nivel empieza a desmadrarse. Entre los extraños enemigos nos encontramos a medusas voladoras con bigote, vasos de agua con piernas y cabeza que sorben líquido de sus propios vasos y nos lo escupen como proyectiles, narizotas que nos tiran mocos e híbridos entre escorpión y planta. Los jefes de final de nivel no se quedan atrás, como una especie de bailarina con una gran cabeza o un caracol gigante, pero el premio gordo se lo lleva un chamán que lleva un largo cuerno a modo de taparrabos y... sí, entre su repertorio de ataques se encuentra una embestida con ese cuerno. Al vencer a los enemigos estos recuperan su forma original, los enemigos normales pasan a ser animales, y los jefes a su forma humana o animal. Si pasamos por encima de los animales, obtendremos una bonificación de puntos.

La cosa no acaba aquí, puesto que los escenarios también son totalmente surrealistas, especialmente el tercer nivel y el sexto, el cual es el último del juego. El tercer nivel es la representación de los sueños que está teniendo el jefe del nivel, y podemos ver cosas tan extrañas en el fondo del escenario como una mujer haciendo de bandera o un cuadro que muestra el culo de alguien en taparrabos, pero las que se llevan la palma son un par de piernas gigantes vestidas con medias rojas que salen de unas puertas e intentan aplastarnos. Lo mejor es que entre las piernas se encuentra otra puerta, la cual se abrirá si la golpeamos, dejando escapar un elefante rosa y en la que podemos ver de fondo el espacio exterior (¿¿??). Esta extraña escena solo se puede ver en la versión japonesa del juego. Aquí tenéis una imagen de tan mágico momento.

En cuanto a la dificultad, obviamente es algo elevada, tal y como podemos esperar de un beat 'em up de los años 90, pero es bastante inferior a la mayoría de títulos de este tipo. Los dos primeros niveles se pueden completar sin mucho problema, a partir del tercero ya se empieza a complicar, añadiendo numerosos enemigos en pantalla, pero conociendo los niveles se pueden pasar sin perder mucha energía. Entre los jefes encontramos algunos bastante fáciles, pero otros supondrán un reto eliminarlos sin que nos quiten vidas, especialmente el enemigo final del juego. Durante los niveles encontramos algunos objetos que nos rellenarán parte de la vida o nos darán una carga de magia. La duración del juego es bastante corta, se puede completar en unos 20 minutos.

A nivel gráfico es bastante atractivo, gracias a su colorido y a su estética anime. Todos los personajes se mueven muy bien por el escenario, con sprites grandes y muy detallados, y animaciones muy conseguidas. Entre los escenarios encontramos un poco de todo, algunos muy sencillos como la ciudad del primer nivel, pero otros bastante impresionantes como el segundo, el cual es de cristal y los personajes se reflejan en el suelo con un efecto muy conseguido. Se echa en falta efecto parallax en los escenarios para dar más profundidad, pero se compensa con los divertidos fondos que ofrece el título. Las piezas musicales que acompañan son de muy buena calidad, siendo melodías animadas que acompañan muy bien a la acción del juego y que cambian según la situación en la que se encuentran los personajes, como cuando lanzan una magia o se encuentran a un jefe final.

Pu·Li·Ru·La es un beat 'em up muy entretenido y lleno de acción. No llega a la calidad de los grandes títulos del género y su duración es bastante escasa, pero lo compensa con su original y extraña puesta en escena que no deja indiferente a nadie. 

Contenido relacionado