Recordando
Retro review de Rise of the Dragon

Dynamix adentrándose en la aventura cyberpunk

Sabéis lo mucho que nos gustan las aventuras gráficas en NoSoloBits y en numerosas ocasiones nos hemos adentrado en aquellas compañías que, si bien no estuvieron en el Olimpo como LucasArtsSierra, dejaron buenos juegos en su haber como Coktel Vision o la que hoy nos ocupará Dynamix (nada que ver con la compañía española Dinamic).

Hace un tiempo os hablábamos de Heart of China, quizá la otra aventura más conocida que tienen, pero hoy haremos la review de Rise of the Dragon, una aventura impregnada de estética Cyberpunk, que a todos los que hayáis visto la magnífica película Blade Runner, os recordará. Como fue habitual, el juego fue distribuido por Sierra, no en vano, la compañía de Ken y Roberta Williams adquiriría el estudio Dynamix el mismo año del lanzamiento del juego, es decir, 1990.

Corre el año 2053 en Los Ángeles, un lugar sumido en el crimen y la corrupción. William "Blade" Hunter, a quien manejaremos, es un detective privado quien, en el pasado, fue miembro de la policía. Es requerido para investigar el brutal asesinato de la hija del alcalde, cuyo cuerpo fue mutilado sin piedad. A medida que avanza en sus pesquisas, destapará una conspiración que envuelve una mortal droga y un poderoso sindicato del crimen detrás de esta sustancia...

La estética del juego es completamente futurista y recuerda a algunos cómics de ciencia ficción, mezclando los fondos dibujados a mano con fotos digitalizadas de actores. Al igual que sucedía en Heart of China, en lugar de transcurrir el juego en tercera persona, viendo a nuestro personaje desplazarse por la pantalla, transcurre en primera persona, viendo a través de los ojos de nuestro personaje, donde podremos interaccionar con los escenarios, recogiendo objetos para nuestro inventario y utilizándolos donde sea necesario.

En este sentido, la aventura gráfica es bastante clásica, pero se apoya menos en la resolución de puzzles y más en la toma de decisiones, especialmente importantes en los diálogos, bastante abundantes, donde una mala respuesta puede acabar de forma repentina nuestra aventura. Sin embargo, en mi opinión, lo que más dificultaba esta aventura es el reloj interno del juego, situado en la parte superior derecha, que nos obligará muchas veces a estar en ciertos lugares a la hora indicada para poder progresar.

El juego consta de un par de escenas de acción de scroll lateral, que no nos deben preocupar excesivamente ya que si fallamos repetidamente en superarlos, al final el juego nos avanzará. También consta de algún minijuego más orientado, esta vez sí, a la resolución de un puzzle más clásica, como puentear correctamente un sistema eléctrico o deshabilitar un sistema de seguridad.

Respecto a la interfaz, bastante sencilla pero totalmente funcional, un icono que nos permitirá acceder al inventario y el resto de acciones se resolverán a golpe de click y menús contextuales.

Siempre me pareció una aventura gráfica bastante notable, quizá algo olvidada para la calidad que tiene. Os la recomiendo mucho (sobretodo si os atrae como a mí la estética cyberpunk) y la podéis encontrar en gog.com por menos de cuatro euros!

Contenido relacionado