Recordando
Retro Review de Lost in Time

Resolviendo un enigma a través del tiempo

En la retro review dominical de hoy recuperamos Lost in Time, una aventura gráfica desarrollada por la francesa Coktel Vision, una compañía que si bien no alcanzó el arrollador éxito de LucasArts o Sierra, nos dejó bastantes buenas aventuras gráficas y fue muy conocida como aquellas buenas desarrolladoras por detrás de las grandes. La compañía fue cambiando de manos hasta que acabó en Mindscape, tras pasar por Sierra o Havas.

Fue uno de los primeros juegos que jugué en formato CD, diría que venía en una de las revistas más populares del momento, aunque seguro que fue años más tarde del lanzamiento, porque el juego se lanzó en el 1993 y no tuve lector hasta años más tarde.

Lost in Time es una aventura gráfica point & click bastante clásica, pero en lugar de desarrollarse en tercera persona, lo hace en primera. Lo primero que llama la atención es que es 3D, algo primitivo visto desde la mirada actual, pero que en aquél entonces resultaba bastante llamativo.

En el año 1992, Doralice se encuentra investigando un naufragio cuando de repente todo empieza a moverse a su alrededor. Sin saber lo que está sucediendo, pronto empezará a investigar la nave, descubriendo que ha sido escogida por la Patrulla del Espacio-Tiempo para viajar a través del tiempo, concretamente hasta el año 1840. Todo parece apuntar que un hombre del siglo XXII, llamado Jarlath Equs, ha obtenido un poderoso elemento llamado Americium 1492, y viajó en el tiempo para esconderlo junto a otro tesoros en la Isla de San Cristóbal. Doralice debe detener a Jarlath a toda cosa, incluso poniendo en riesgo su existencia futura, ya que es descendiente directa de la esposa de Jarlath y su amante...

La mecánica del juego es bastante sencilla. Tendremos que explorar los distintos escenarios, que se nos mostrarán como una imagen prácticamente estática, en las que se insertarán cinemáticas al realizar algunas acciones, lo que le dará algo de dinamismo (además, las cinemáticas en aquél tiempo no era algo tan habitual). 

El juego propone, además de la clásica resolución de puzzles mediante el uso y combinación de objetos del inventario, algunos puzzles puramente de ingenio, a veces como si de un minijuego se tratase (como mirar a través de un telescopio o abrir la cerradura de un cofre mediante un curioso sistema de bloqueo).

Además de las cinemáticas, el juego contó con actores digitalizados (voces incluídas) y una bastante completa banda sonora.

Me sigue pareciendo una aventura bastante divertida, con buena dosis de misterio y fantasía que nos meterá en este interesante viaje en el tiempo.

Contenido relacionado