Recordando
Retro Review de WaxWorks

Terrorífica aventura rolera

En la retro review de hoy nos ponemos en plan serios y terroríficos, hablando de WaxWorks, un juego que de pequeño me impactó sin tan siquiera haberlo jugado, sólo con las imágenes que pude ver en una MicroManía donde analizaban el juego. Este impacto principalmente viene de la violencia y el gore presente en el juego, una violencia gráfica pero también malsana.

El propio nombre del estudio ya era toda una declaración de intenciones, HorrorSoft, cuyas obras más conocidas fueron los juegos basados en el personaje de Elvira. De hecho, WaxWorks fue el único juego que desarrollaron que no estuviera relacionado con dicho personaje. Al ser un estudio muy pequeño, marca dependiente de AdventureSoft, creadores de Simon the Sorcerer, no tenían capacidad de distribución, pero llegaron a un acuerdo con Accolade para poder llegar al mayor número de jugadores posible, teniendo en cuenta además que al ser un juego para adultos ya de por sí había una parte del mercado a la que en principio, por edad, ya no iban a poder acceder.

La trama del juego es la siguiente: nuestro tío ha muerto, abandonando su museo de cera privado y una bola de cristal. En una carta nos dice que debemos librarnos de una maldición que recae sobre la familia, pronunciada hace muchísimo tiempo por la bruja Ixona. Esta maldición consiste en que siempre que haya un nacimiento de gemelos, uno de ellos tomará los caminos del mal. Tenemos que parar la maldición, utilizando las figuras de cera y a través de cinco periodos históricos y lugares: las pirámides de Egipto, un cementerio, la Londres de Jack El Destripador, unas minas infestadas de mutantes y la guarida de la bruja. En cada uno de estos lugares, deberemos derrotar a los gemelos malditos y, si lo conseguimos en todos estos mundos, podremos liberar a la familia de tan antigua maldición.

Lo primero que llama la atención del juego es su combinación de aventura gráfica y rol. Respecto a la parte de aventura, nos moveremos por el mapeado en las direcciones permitidas que podemos ver en la parte izquierda de la interfaz: todo se desarrolla en primera persona y nos desplazamos igual que en los típicos juegos de rol de la época, pantalla a pantalla. Para interactuar, desplazaremos el cursor a aquella parte de la pantalla donde queramos y en la parte derecha tendremos las acciones a realizar,  como examinar. También podremos coger cosas y añadirlas a nuestro inventario, en la parte inferior de la pantalla, así como utilizarlas, cogiéndolas de nuestro inventario y apuntando allá donde queramos utilizarla en el escenario.

Resumiendo, esta parte sería muy parecida a una aventura gráfica point & click, pero en lugar de desarrollarse en tercera persona, como solía ser habitual, es en primera persona como en un juego de rol típico de la época. También habrá diálogos con personajes para sacar información y avanzar en la historia.

Respecto a la parte rolera, los combates son muy sencillos, básicamente nos equiparemos con el arma que queramos (o tengamos) y apuntar al enemigo cuando se nos acerque. En la parte inferior de la interfaz, veremos los puntos de vida restantes, el nivel que tenemos y unos puntos llamados psy, que se pueden utilizar para que nuestro tío, metido en la bola mágica, nos dé pistas de cómo avanzar, por lo que deberemos utilizarlos con cuidado. Cuando subimos de nivel, restauraremos puntos de vida, aunque también podremos hacerlo mediante pergaminos u otros objetos.

En realidad, la parte de rol es muy, muy sencilla, pero es la que añade más dificultad al juego porque es con la que más podremos morir si nos quedamos sin puntos de vida. Volviendo a la parte de aventura, además de recoger información y utilizar objetos aquí y allá, también habrá que resolver algunos puzzles de lógica o matemáticos.

WaxWorks es un juego difícil, donde tendremos que pensar muy bien los pasos a dar. Si a ello le sumamos esa ambientación malsana, repleta de muertes violentas y gore, pondrá a los jugadores en más de un aprieto, pero es lo suficientemente bueno, completo e interesante como para que se haya convertido en un título de culto. Eso sí, no lo recomendamos ni para los más peques de la casa ni para la gente que tenga aversión al gore o al terror.

Otra cosa a destacar antes de acabar la retro review, es el increíble diseño de los escenarios, ya sea en las Pirámides de Egipto o la Londres victoriana, repletos de detalles, con un diseño de los enemigos muy cuidado. La banda sonora también está bastante bien, teniendo en cuenta que salió en el 92, acompañando perfectamente al resto del juego.

Contenido relacionado