Recordando
Retro Review de Total Recall

Viaje a Marte

Los lectores habituales sabéis que, de tanto en tanto, os traemos una adaptación al videojuego de una película (un servidor es bastante cinéfilo). Una de las compañías que más se involucró en este tipo de adaptaciones fue Ocean, una de las desarrolladoras más importantes a finales de los 80 y principios de los 90 que desaparecería como marca cuando la compró la francesa Infogrames por 100 millones de libras.

En el año 1990, la compañía británica decidió comprar la licencia de una de las películas de ciencia ficción más importantes de la historia del cine, un icono, como lo es Total Recall (Desafío Total en castellano), dirigida por el director holandés Paul Verhoeven, quien dirigiría también Robocop, adaptada al videojuego en multitud de ocasiones.

El argumento es bastante parecido al de la película: Doug Quaid es un afable trabajador de la construcción, con su querida esposa en el planeta Tierra. Perseguido por acuciantes sueños sobre Marte, decide visitar la compañía Rekall, Inc. para comprar un implante de memoria sobre unas vacaciones en Marte. Sin embargo, este implante despierta memorias latentes sonde Quaid era un agente secreto del Gobierno marciano. A partir de este momento, será perseguido y deberá utilizar toda su fuerza para conseguir salir indemne.

El juego se desarrolla en siete niveles, cambiando el mapeado entre la Tierra y Marte. Controlamos siempre a Quaid y se distinguen dos tipos bien diferenciados: las fases de plataformas y las fases de conducción.

En las fases plataformeras, se desarrolla de forma muy clásica. Quaid tiene una serie de movimientos como agacharse para esquivar los disparos (también podremos utilizar el salto, para saltar por encima de nuestros enemigos), disparar con las armas que encontremos tras vencer a nuestros enemigos o repartidas por el mapeado (tendremos munición limitada), pegar puñetazos con el brazaco de Schwarzennegger. Básicamente deberemos recorrer los niveles abatiendo a los guardias (o evitando que nos maten), recogiendo ciertos objetos que nos permitirán llegar a la salida. En las primeras pantallas, el uso de los elevadores es fundamental. Por otra parte, también podemos encontrar corazones que nos rellenarán la vida. El resto de la parte plataformera es prácticamente idéntico.

Respecto a la interfaz de las pantallas plataformeras, hay un score, la barra de vida, los items que nos faltan por encontrar para completar la pantalla, el arma equipada y su munición.

En las pantallas de conducción, bastante frenéticas, controlaremos un vehículo que avanza en scroll lateral y dispararemos misiles al resto de vehículos que se pongan en nuestro camino y esquivando cambiando de carril los obstáculos que nos aparezcan en el camino. También encontraremos items para recargar energía, hacernos invisibles... La interfaz es muy sencilla, veremos una representación de nuestro vehículo avanzar sobre el mapeado, hasta llegar al final.

En un cierto momento, también deberemos resolver un pequeño puzzle.

Entre pantallas se nos insertarán escenas icónicas de la película, para deleite de los fans.

El juego es una buena adaptación, un plataformas bastante notable en su momento, pero me queda la sensación de que este tipo de juegos han envejecido bastante mal, no son tan propensos a ser rejugados hoy en día.

Contenido relacionado