Recordando
Retro Review de Santa Claus Junior

Al rescate de Papá Noel

Otro año más ha llegado la Navidad, así que es momento de recordar y descubrir un juego para disfrutar en estas fechas. Esta vez he elegido un plataformas bastante desconocido que se publicó para Game Boy Color. Se trata de Santa Claus Junior, y aunque no está a la altura de los grandes plataformas de la consola portátil, es un juego muy entretenido.

Santa Claus Junior fue publicado en 2001 por JoWooD Entertainment. El desarrollo fue llevado a cabo por el estudio alemán NEON Software.  Por la poca información que podemos encontrar de este juego hoy en día, parece que pasó totalmente desapercibido. Sorprendentemente, en 2002 se publicó una continuación llamada Santa Claus Junior Advance, esta vez desarrollada para Game Boy Advance.

El juego comienza con el protagonista, un joven llamado Nick, echando una partida a su Game Boy. Mientras juega, Santa Claus pasa cerca de su casa, y justo en ese momento es capturado por una malvada bruja que quiere acabar con la Navidad. La bruja empequeñece a Santa y lo captura usando un tarro de cristal. Durante el secuestro, el trineo de Santa se estrella, perdiendo los regalos por el camino. La ropa de Santa cae al suelo. Nick se viste con ella para recuperar los regalos perdidos en el accidente, así como rescatar a Santa Claus.

Nos encontramos ante un plataformas en 2D sencillo y directo, en el que el personaje solo puede moverse y saltar. Para atacar a los enemigos, basta con saltar encima de ellos. Por los escenarios encontramos objetos con los que podemos interactuar, como cuerdas por las que podemos trepar o globos en los que podemos rebotar. El objetivo del juego es llegar al final de cada nivel recuperando la mayor cantidad de regalos posible. Por los escenarios también encontramos bastones de caramelo, y obtendremos una vida extra cada vez que consigamos 25 de estos. Por último, también encontramos corazones que rellenan la barra de vida. Cada vez que completamos un nivel, el juego nos da un password para que podamos continuar desde ahí.

Los niveles de este título son bastante variados, tanto en la temática como en los desafíos que nos presentan. Empezamos la aventura en la casa de Nick, y vamos avanzando por otros pintorescos niveles como una ciudad, una catedral, un bosque y finalmente el castillo de la malvada bruja. En estos niveles se premia la exploración, encontrando objetos escondidos. En algunos niveles encontramos incluso zonas secretas que nos llevarán a niveles de bonus en los que tenemos un tiempo límite para recoger todos los objetos. En estos niveles de bonus, además de regalos y bastones, también podemos encontrar vidas extra. En algunos niveles encontramos unos árboles de navidad que no son otra cosa que puntos de control, si perdemos una vida comenzaremos desde ese punto.

En cuanto a los enemigos, van variando según el nivel en el que nos encontremos, dando variedad al título. Por ejemplo, en la ciudad tenemos que enfrentarnos a diferentes animales con malas pulgas, como gatos, pájaros y ardillas. En cambio, en el bosque encontramos enemigos más peligrosos como unos esbirros de la bruja armados con rifles. A medida que avanzamos, los enemigos presentan patrones de ataque y movimiento más difíciles de esquivar. Se echan en falta más jefes finales, el único enfrentamiento contra un jefe es en la pantalla final, que luchamos contra la bruja.

La duración de el juego si lo completamos seguido es de aproximadamente 1 hora. No es un juego difícil, aunque si que encontramos situaciones que pondrán a prueba nuestras habilidades plataformeras. En todo momento el control es de gran precisión, lo que hace que se juegue muy bien. El juego tiene 3 niveles de dificultad que ajustan la barra de vida y la cantidad de vidas del juego. Al tener sistema de passwords, el juego se puede completar sin mucho problema. Su temática y su dificultad moderada, hacen que este juego sea muy adecuado para los pequeños de la casa.

Gráficamente es un juego muy atractivo. Los escenarios están llenos de color y de detalle, y los personajes están muy diseñados y definidos. Mención especial a Nick, el cual tiene multitud de animaciones y luce muy bien en la pantalla. La música no destaca demasiado, acompaña bien al juego, pero peca de ser bastante repetitiva.

En definitiva, Santa Claus Junior es un plataformas divertido y de buena calidad. Un juego navideño a tener en cuenta en la pequeña gran portátil Game Boy Color.

Contenido relacionado