Recordando
Retro Review de Bad Dudes Vs. DragonNinja

Misión: Rescatar al presidente

La época de los arcades y los primeros sistemas de entretenimiento domésticos fue una gran oportunidad para que muchas compañías hicieran sus pinitos, y algunas de ellas destacaran por encima del resto con títulos muy divertidos y originales. Una de estas compañías fue Data East, la cual desarrolló multitud de títulos durante dos décadas, pero lamentablemente no supo adaptarse a los nuevos tiempos y acabó cerrando sus puertas, como muchas otras compañías del momento. Nuestro protagonista de hoy es Bad Dudes Vs. DragonNinja, un divertido beat' em up creado por dicha compañía que mezcla tipos duros y ninjas, un argumento que estuvo de moda en los 80.

Bad Dudes Vs. DragonNinja se distribuyó en los salones recreativos en 1988. En Japón salió bajo el título DragonNinja. El juego tuvo una gran aceptación, así que no tardaron en llegar las versiones para ordenadores domésticos y NES (titulada como Bad Dudes). En 1991 se publicó Two Crude, otro juego de Data East que sigue una jugabilidad muy parecida a Bad Dudes y se considera su secuela espiritual. En 2012 se creó un proyecto en Kickstarter para desarrollar una secuela, pero por suerte o por desgracia no llegó a prosperar.

El juego comienza en Washington D.C., donde el presidente Ronnie (una clara referencia a Ronald Reagan, quien era presidente de EEUU en aquella época) ha sido secuestrado por el malvado Dragon Ninja. El servicio secreto del país necesita a los mejores para rescatar al presidente, así que llama a los "Bad Dudes", dos tipos duros llamados Blade y Striker que pueden resolver cualquier situación. El juego empieza con una frase que se ha convertido en un meme de internet con el paso de los años:  "President Ronnie has been kidnapped by the ninjas. Are you a bad enough dude to rescue Ronnie?"

La jugabilidad de este título recuerda irremediablemente a otros juegos anteriores como Kung Fu Master o Shinobi, pero su puesta en escena y la inclusión de nuevas mecánicas le dan personalidad propia. El juego permite cooperativo a 2 jugadores, modo en el que el juego es más divertido aún. Los personajes de ambos jugadores son iguales en movimientos, solo cambia el color del pantalón para poder distinguirlos. Blade lleva un pantalón blanco, mientras que Striker viste uno de color verde.

Podemos movernos por el escenario en 2 dimensiones. Gran parte de los escenarios están formados por 2 niveles de altura, y con nuestro personaje podemos ir alternando entre ambos niveles para esquivar a los enemigos y buscar la mejor ruta. Nuestro personaje tiene varios ataques básicos que consisten en puñetazos y patadas. También podemos saltar para atacar por aire y agacharnos para esquivar y realizar un ataque bajo. Un ataque especial muy útil es la patada giratoria, que podemos realizar pulsando salto y ataque casi simultáneamente. Por último, si dejamos pulsado el botón de ataque podemos cargar energía para realizar un potente puñetazo.

Como no podría ser de otra manera, durante la partida encontramos diferentes objetos que nos ayudarán en nuestra difícil misión. Encontramos 2 armas diferentes: cuchillos y nunchakus, que aumentan nuestro ataque y alcance. También encontramos latas de refresco que recuperan puntos de vida y relojes que aumentan el tiempo límite para completar el nivel. El nunchaku es realmente valioso, ya que nos otorga un ataque de gran alcance.

El juego está compuesto por 7 niveles diferentes, algunos de ellos tan impresionantes como peleas encima de camiones y trenes en movimiento. En estos niveles encontramos multitud de enemigos que quieren derrotarnos. La mayoría de ellos son diferentes tipos de ninjas, aunque también tendremos que enfrentarnos a perros con muy malas pulgas. Cada tipo de enemigo tiene su patrón de ataque, algunos cuerpo a cuerpo y otros a distancia. Al final de cada nivel nos espera un temible jefe final para hacernos sufrir. Curiosamente, el primer jefe al que nos enfrentamos es Karnov, protagonista de otro juego de Data East. En el último nivel tenemos que volver a derrotar a todos los jefes finales de niveles anteriores para llegar a Dragon Ninja, el enemigo final del juego. 

La dificultad del juego es realmente elevada. En los dos primeros niveles podemos hacer frente a los diferentes enemigos con un poco de entrenamiento, pero a partir de entonces el juego se complica más y más, con multitud de enemigos en pantalla y con enemigos finales muy difíciles de derrotar. Además, los enemigos nos dañan nada más rozarnos, sin necesidad de atacar, lo cual resulta un poco frustrante. Disponemos de 3 vidas por continuación, y el juego permite continuar infinitamente, así que podemos completar el juego si abusamos de continuaciones.

A nivel técnico está a la altura de la época. Visualmente es muy atractivo, con escenarios muy detallados y variados, y mueve muchos personajes en pantalla sin sufrir ralentizaciones. Estos personajes están muy bien detallados, y con unos diseños muy llamativos. El punto negativo es que los enemigos se repiten bastante, muchos de ellos son el mismo personaje pero cambiando el patrón de color. La música, aunque no es muy variada, es de muy buena calidad. Mención especial al tema que podemos escuchar en el segundo nivel, el cual es realmente espectacular e inolvidable.

Cerramos el análisis comentando el final del juego, ya que curiosamente cambia según la versión. En la versión en inglés, al rescatar al presidente este nos recompensa invitándonos a una buena hamburguesa, algo verdaderamente americano. En cambio, en la versión japonesa, se ve como han construido una estatua en nuestro honor, y mientras pasan los créditos también se presentan a los diferentes enemigos del juego.

Bad Dudes Vs. DragonNinja es un verdadero clásico del género beat' em up que sigue siendo muy divertido a día de hoy, sobre todo si lo jugamos en compañía. Un juego perfecto para disfrutar un buen rato de pura acción ochentera.

Contenido relacionado