Recordando
Retro Review de Nightmare in the Dark

El guardián del cementerio

En las fechas que estamos, me siento obligado a hablar de algún juego de ambientación tétrica y sobrenatural. El elegido para la ocasión es Nightmare in the Dark, un divertido arcade que recuerda irremediablemente a clásicos como Snow Bros. o Tumblepop, aunque con una estética más oscura y visualmente más avanzado al tratarse de un juego bastante más moderno.

Nightmare in the Dark fue publicado en el año 2000 en exclusiva para salones recreativos, ya que aunque fue diseñado para Neo Geo MVS, nunca tuvo una versión doméstica oficial. El estudio encargado del juego fue AM Factory y fue distribuido por Eleven/Gavaking. Pese a que no es un mal juego, se publicó cuando los salones recreativos estaban ya de capa caída, así que el impacto del juego fue mínimo y rápidamente olvidado. Además, la sombra de otros clásicos del mismo estilo, como el ya mencionado Snow Bros., es muy larga, lo cual tampoco le ha permitido brillar demasiado, ya que tampoco aporta nada nuevo al género.

El protagonista de la aventura es un enterrador que vive en un pequeño pueblo de un remota región. Debido a su desagradable apariencia, se siente avergonzado y vive alejado del pueblo, en el cementerio. Un día descubre que han saqueado tumbas y robado cadáveres. El valiente enterrador decide enfrentarse a los ladrones él solo, los cuales son todo tipo de criaturas sobrenaturales.

Este juego lo podemos jugar tanto en solitario como en cooperativo a dos jugadores. Una vez introducimos nuestro crédito, el juegos nos muestra un pequeño tutorial para enseñarnos a jugar. Nuestro protagonista puede moverse, saltar y lanzar bolas de fuego para atacar los enemigos. Cuando alcanzamos a un enemigo con una de nuestras llamas, este queda aturdido durante unos segundos y no nos podrá dañar. Si seguimos atacándole, las llamas irán creciendo hasta envolver al enemigo en una gran bola. En el momento que pasamos por encima de esta bola empezará a seguirnos, y si pulsamos el botón de ataque la lanzaremos, rebotando contra las paredes varias veces y acabando con todo enemigo que se ponga por delante. El objetivo de cada nivel es limpiar el escenario de enemigos en el menor tiempo posible y haciendo el mayor combo posible, ya que nos otorgará puntos extra. Una limitación importante es que nuestro personaje no puede dejarse caer de las plataformas, tenemos que ir hasta el extremo para bajar al nivel inferior. Por suerte, gran parte de los enemigos tampoco puede, así que estaremos a salvo con una plataforma sobre nuestras cabezas.

Al derrotar a los enemigos, estos dejan caer todo tipo de objetos que podemos recoger, la mayoría de ellos beneficiosos, aunque también encontramos uno con efecto negativo que tenemos que evitar. Los objetos que encontramos son:

  • Pócima Roja: Aumenta el ataque. Hacen falta menos disparos para envolver a un enemigo en llamas.
  • Pócima Azul: Aumenta la velocidad de movimiento. Muy útil, ya que la velocidad inicial del personaje es bastante lenta.
  • Pócima Amarilla: Aumenta el alcance de disparo.
  • Carne: Da una vida. Solo la dejan caer los enemigos finales.
  • Calavera: Nos quita todos los efectos de power up que hayamos recogido.
  • Objetos de puntos: Diferentes tipos de objetos como diamantes y tesoros. Si conseguimos matar a todos los enemigos de un solo golpe en un nivel, un gran diamante caerá y nos dará una suculenta cantidad de puntos.

Los power-ups nos ayudarán mucho en la lucha contra los monstruos, pero los perderemos en el momento que un enemigo nos dañe.

El título está compuesto por 5 mundos, cada uno de ellos con 5 niveles.  El juego no dispone de ningún tipo de scroll, toda la acción se desarrolla en una única pantalla. Los mundos se diferencian por la imagen que se muestra de fondo y el diseño de las plataformas por las que nos movemos. Un detalle peculiar es que algunos niveles tienen precipicios en la parte inferior de la pantalla, los cuales nos devolverán a la parte superior de la pantalla si caemos por ellos. Esto nos puede ser útil en algunas ocasiones para escapar de los enemigos. A medida que avanzamos, se nos van presentando los diferentes enemigos del juego, cada uno con sus movimientos y ataques, los cuales tendremos que aprender para que no nos sorprendan. En el quinto nivel de cada mundo, nos espera un jefe que pondrá todo su empeño en hacernos fracasar. Disponemos de 1minuto para acabar cada pantalla, si tardamos más aparecerá una calabaza inmortal que nos perseguirá hasta darnos caza, o bien consigamos completar el nivel.

En cuanto a la dificultad, no es demasiado elevada. Disponemos de 3 vidas por continuación, y si las perdemos todas, podemos continuar desde el mismo sitio, pero perdiendo todos nuestros puntos en el marcador. La mayor parte de niveles son asumibles, sobre todo cuando ya nos conocemos tanto el nivel como a los enemigos, pero encontramos algunos niveles y jefes que nos pondrán realmente a prueba. La duración de una partida completa es bastante corta, rondando entre los 20 y 25 minutos.

Visualmente es un juego muy llamativo, con una estética terrorífica que entra por los ojos desde el primer instante. El primer punto negativo de este aspecto es la calidad gráfica del juego, que aunque no es mala, está por debajo de lo que se podía ver ya en el año 2000, incluso en otros juegos anteriores de la propia Neo Geo. También se echa en falta una introducción más potente, así como un diseño más elaborado del protagonista, para que el juego fuese más carismático. A nivel sonoro, podemos escuchar unas músicas de buena calidad, aunque para mi gusto algunas de ellas no pegan mucho con la estética del juego.

Nightmare in the Dark es un buen juego, divertido para jugar tanto solo como en compañía. Su gran defecto es parecerse demasiado a otros juegos del mismo género sin aportar nada nuevo. A esto se le suma su salida en un mercado que ya estaba en horas bajas y la falta de carisma, que hicieron que el juego pasara totalmente desapercibido para el gran público. 

Contenido relacionado