Recordando
Retro Review de Rex Nebular and the Cosmic Gender Bender

El picarón del espacio

En NoSoloBits somos muy fans de las aventuras gráficas clásicas point & click. Evidentemente, todos conocen a la corte celestial de esas aventuras, es decir, los Indiana Jones, Monkey Island, Maniac Mansion, etc. Pero al calor del éxito del género a principios de los 90, multitud de estudios sin tanto lustre como LucasArtsSierra. Hubo algunas que se especializaron en el género, como Coktel Vision, aunque nunca llegaron a la altura de las anteriormente citadas, u otras como la que nos ocupa, MPS Labs, que se acercaron al género de forma más esporádica (estaban especializados en simuladores y juegos de estrategia) para ver si podrían abrir otro filón.

El título con el que se adentraron fue Rex Nebular and the Cosmic Gender Bender, una aventura espacial con toques picantitos, aunque tampoco consideraría que fuera para +18, y humor, mucho humor. Vamos, un cruce entre Space QuestLeisure Suit Larry.

El argumento es de lo más loco: el piloto interestelar, aprendiz de Casanova, Rex Nebular, es contratado por el Coronel Stone por una suma considerable para viajar a un planeta lejano y conseguir un jarrón que, aparentemente, tiene un valor sentimental para él. Sin embargo, mientras Rex va de camino al planeta, su nave es atacada y se estrella en un misterioso planeta. Tras una investigación inicial descubre que el planeta está habitado solamente por mujeres; tiempo atrás, en una cruenta guerra entre sexos, las mujeres aniquilaron al hombre con una arma biológica, ahora sólo pueden procrear con un dispositivo llamado Gender Bender (algo así como un transformador de sexos). Rex es pronto capturado por las crueles fuerzas de élite planetarias, y deberá encontrar la manera de escapar conservando su virilidad.

El juego es una point & click en su vertiente más pura, en la parte inferior-izquierda de la pantalla vemos el listado de acciones a realizar, mientras que en la central podemos ir rotando por los elementos del inventario, que deberemos utilizar en los lugares adecuados del escenario. Como elemento novedoso, para cada objeto que tenemos, en ocasiones, veremos acciones especiales para realizar con dicho objeto (por ejemplo, con la comida veremos el verbo "comer"). Una de las formas más claras de avanzar en esta aventura es sobretodo inspeccionando los elementos del escenario que, mediante un menú contextual, nos aportará más información.

Sin duda alguna, una de las cosas que llama la atención del juego es su ambientación espacial repleta de guiños humorísticos que nos harán sonreir o, directamente, soltar una carcajada. Y las situaciones que vive el pobre de Rex son de lo más hilarantes, como el momento de la transformación de género.

Quizá me equivoque y en otros países tuvo más éxito, pero siempre me ha parecido una aventura gráfica injustamente olvidada, ya que es tremendamente divertida y, aunque técnicamente no esté al nivel de las más grandes, sin duda alguna me parece bastante digna de recordar.

Contenido relacionado