Recordando
Retro Review de Spin Master

Un divertido arcade creado por Data East

Cuando era pequeño, una de las cosas que me encantaba hacer era ir al salón recreativo, aunque solamente fuera para ver los imponentes juegos que se mostraban en aquel lugar. Uno de los juegos que siempre me llamó mucho la atención fue Joe & Mac, tanto por su estética como por su jugabilidad. De Joe & Mac ya escribimos hace unos cuantos años, así que hoy le toca el turno a Spin Master, un arcade que bebe directamente del título de los cavernícolas, pero con algunos cambios que le dan personalidad propia.

Spin Master fue publicado en 1993 por SNK para su plataforma Neo Geo. El juego fue desarrollado por Data East, siendo este su primer juego para esta plataforma. A pesar de ser un buen arcade de plataformas y acción, el paso del juego fue bastante discreto.  Seguramente por eso no se trabajó en ninguna secuela del título. El juego ha salido en algunas tiendas digitales de diferentes consolas, como Wii, Switch, PS4 y Xbox One. Curiosamente, hay otro juego de Data East para Mega Drive llamado Dashin' Desperadoes, cuyos protagonistas tienen un diseño muy parecido a los protagonistas de Spin Master, pero ambos juegos no tienen ninguna otra relación.

Los protagonistas del juego son Johnny y Tom, un par de cazatesoros que sueñan con encontrar un tesoro legendario. Johnny posee uno de los trozos de un mapa que indica la localización de dicho tesoro. Este mapa está partido en 5 trozos, y los otros 4 trozos están distribuido por diferentes partes del mundo. El enemigo del juego es el Dr. De Playne, un científico loco que aparece como antagonista en muchos juegos de esta compañía. Su misión en este juego es encontrar el tesoro para tener suficiente dinero para comprar todos los juguetes y dulces del mundo, y así forzar a los niños a estudiar y mantener dietas equilibradas. El Doctor consigue arrebatar el mapa a Johnny, y además rapta a su novia Mary. Johnny y Tom tienen que ponerse manos a la obra para rescatar a Mary, salvar al mundo, y de paso encontrar el gran tesoro.

El juego permite jugar hasta 2 jugadores en juego cooperativo. El primer jugador controla a Johnny, mientras que el segundo controla a Tom. Ambos personajes tienen las mismas habilidades. El jugador puede atacar en diferentes direcciones, saltar, hacer un barrido por el suelo, y utilizar una técnica especial con cargas limitadas que ataca a todos los enemigos en pantalla. Si dejamos pulsada la tecla de ataque, cargamos el disparo, el cuál tiene diferentes efectos según el arma que tengamos equipada. Para atacar también podemos saltar encima de los enemigos, lo que será muy útil en ocasiones para esquivar el peligro. Disponemos de 3 puntos de vida y de 2 vidas por crédito.

Siempre que empezamos una vida, nuestro personaje va equipado con un arma bien curiosa que llama la atención: un yo-yo (de ahí el nombre del juego). Por los escenarios podemos abrir cofres que nos proporcionan diferentes armas, que mantendremos hasta que perdamos esa vida. Estas armas son de lo más variadas, e incluyen shuriken, bombas, bolas de fuego, guantes de boxeo, carámbanos de hielo y hasta misiles teledirigidos. Cada arma tiene sus propias características, y varían en poder de ataque, distancia y trayectoria. Por ejemplo, las bombas siguen un movimiento parabólico, mientras que el hielo va en línea recta. Además de armas, también podemos encontrar cargas para nuestro ataque especial, y tesoros que aumentarán nuestro marcador de puntos.

Los enemigos son muchos y muy variados. Encontramos desde los simples esbirros que vendrán a por nosotros, hasta animales como cangrejos o buitres. Cada uno de ellos tiene su propio patrón de ataque y movimiento, y alguno de ellos nos tirarán todo tipo de objetos para acabar con nosotros. Por suerte, gran parte de esos objetos los podemos romper o desviar golpeándolos con nuestro arma. Por supuesto, los jefes de final de nivel no faltan, y son muy impresionantes, con un tamaño enorme y unos diseños muy originales. Personalmente, el último jefe del juego me recuerda a otro juego de la misma compañía, Tumblepop, ya que se juega en un escenario bastante parecido a los que vemos en este juego.

Los escenarios también son de lo más variopintos. Empezamos el juego en un aeropuerto, el cual resulta ser el aeropuerto de Madrid en la versión occidental.  En la versión Japonesa, el aeropuerto es de Estados Unidos. A partir de aquí recorremos 5 escenarios completamente diferentes, como las pirámides de Egipto o La Gran Muralla China. Cada uno de estos escenarios tiene sus propias trampas y enemigos, que tendremos que conocer al dedillo si queremos avanzar sin perder vidas. Una vez llegamos al final del juego, el juego nos ofrece la posibilidad de elegir entre 3 sitios para buscar el tesoro, y cada uno nos mostrará un final diferente.

Como casi cualquier arcade de la época, es un título con una dificultad elevada, pero está por debajo de la media. Conociendo los escenarios, podemos avanzar sin tener que abusar de demasiados créditos. Un punto que lo hace difícil es que no hay forma de recuperar vida, y tampoco hay vidas extra, así que si queremos completarlo con un crédito hay que tener el mínimo número de errores posible. Hay que destacar que no es un juego largo, podemos completarlo en unos 25 minutos sin prisa.

A nivel gráfico es todo un espectáculo, con muchos personajes en pantalla, todos ellos realmente bien animados y dibujados, y con unos escenarios detallados al máximo y llenos de color. Entre niveles el juego muestra una serie de ilustraciones para hilar la historia, las cuales también son de una gran calidad. La música quizás no destaca tanto, pero las melodías acompañan bien a los diferentes niveles del juego.

Spin Master es todo un clásico de la época de los salones recreativos, el cual destaca por sus excelentes gráficos y su divertida jugabilidad. Un título muy recomendable, sobre todo para jugar junto a un amigo.

Contenido relacionado