Recordando
Retro Review de Super Off Road

Brincando por la pista

Hoy volvemos a los salones recreativos para hablar de uno de los clásicos juegos de carreras, Super Off Road, el cual nos permitía disfrutar de unas carreras de coches todoterreno realmente frenéticas y divertidas.

El nombre completo en la versión original para arcade es Ivan "Ironman" Stewart's Super Off Road, uno de los conductores profesionales de la época. Este nombre se mantuvo en alguna de las versiones, pero en otras se perdió la licencia y el juego se llamaba simplemente Super Off Road. La versión original fue publicada en 1989, y debido a su gran éxito, fue versionado a multitud de plataformas. Todas las versiones siguen el mismo estilo de juego, aunque hay diferencias entre ellas, como el número de pistas o el número de jugadores simultáneos. Por ejemplo, mientras que la versión original permitía hasta 3 jugadores, en la versión NES podían jugar hasta 4 jugadores usando un adaptador.

Antes de empezar a analizar la jugabilidad del juego, me gustaría destacar la impactante máquina arcade que podíamos encontrar en los salones recreativos. Una máquina con 3 volantes y 3 pedales que permitían un control de los coches muy preciso, y que dada la naturaleza frenética del título, hacía que los jugadores se volviesen locos girando el volante sin parar. Una máquina espectacular, como podéis ver en la siguiente imagen.

Super Off Road Arcade Cabinet

Al empezar la partida, tenemos que introducir nuestras iniciales y nuestro cumpleaños, información para incluirla en los marcadores. Hecho esto, ya empezamos a competir. El juego se ve desde una vista aérea, en la que se puede ver todo el circuito y los 4 coches competidores. El objetivo es quedar primero, completando 4 vueltas al circuito. Para ello, tenemos que conducir a toda velocidad sorteando los obstáculos de las pistas, entre los que encontramos charcos de agua o montículos. Para ganar velocidad, podemos usar un turbo (o nitro) soltando y apretando de nuevo el acelerador, lo cual nos dará un gran impulso, pero también hará que controlemos peor el vehículo. Es muy divertido ver como los coches saltan, giran y chocan mientras avanzan por la pista.

Al acabar una carrera, podemos usar el dinero que hemos ganado en recargar el turbo y en mejoras para nuestro vehículo. De hecho, fue uno de los primeros títulos de carreras en ofrecer esta posibilidad, influyendo a otros títulos posteriores. Durante las carreras vemos que salen diferentes objetos por el escenario. Por una parte, podemos recoger cargas para nuestro turbo, y por otra dinero extra, que nos vendrá muy bien para poder actualizar nuestro coche. Las mejoras que podemos obtener son las siguientes:

  • Neumáticos que mejoran el giro.
  • Amortiguadores que disminuyen el rebote al caer.
  • Mejora para acelerar más rápido.
  • Mejora de velocidad máxima.

El juego dispone de 8 pistas diferentes en la versión arcade. Aunque son pocas, el juego las reutiliza cambiando el sentido de la carrera, aumentando así la variedad del título. Es un juego sin fin, podemos seguir jugando mientras vayamos quedando primero en las carreras, jugando una y otra vez en las pistas disponibles. Si perdemos, podemos gastar un crédito en la versión arcade para continuar, o bien gastar una continuación en las versiones domésticas. El objetivo es conseguir el máximo dinero posible, y también batir los récords de las pistas.

A nivel gráfico es un juego muy llamativo. Primero por la vista aérea utilizada, la cual ofrece una vista en pseudo 3D muy conseguida, y también por la forma en la que los coches están animados, moviéndose de forma muy fluida por la pista. Las piezas musicales son también de buena calidad, y acompañan perfectamente a las carreras.

Super Off Road es un título extremadamente carismático y divertido. Lástima que no tenga algunas pistas más y un modo torneo para aumentar su rejugabilidad. A pesar de estas pequeñas carencias, es un juego perfecto para echar partidas rápidas, sobre todo si podemos jugarlo junto a algunos amigos.

Fuentes:

Contenido relacionado