Raroteca
Retro Review de Catechumen

Combatiendo al diablo en la antigua Roma

Resucitamos la raroteca para hablaros de Catechumen, un juego definido como un juego cristiano, y vaya si lo es! El juego fue desarrollado por una compañía llamada N'Lightning Software Development, Inc., cuyo nombre ya era toda una declaración de intenciones, puesto que querían iluminar a aquellos jugadores que quisieran probar los juegos.

Sí, aunque suene extraño, era una desarrolladora de juegos cristianos, de hecho, en su descripción fundacional hacen referencia a un versículo de la Biblia y, además, en su eslogan decían: "Queremos que nuestros jugadores sepan que Dios está con ellos, no contra ellos!". Sin embargo, parece que la compañía radicada en Oregón no tuvo la ayuda divina, puesto que sólo le dió tiempo a desarrollar dos juegos, Catechumen Ominous Horizons: A Paladin's Calling.

Entrando en materia, el argumento del juego no puede tener una vocación más cristiana evangelizadora: eres un cristiano en tiempos de la Antigua Roma. Deberás combatir a las hordas de demonios enviadas por el mismísimo diablo para corromper las almas romanas. Muchos de tus compañeros han sido encerrados por los romanos poseídos. Sólo tú, con tu espada sagrada que dispara la palabra de Dios (ojo a esto), podrás iluminar a los poseídos centuriones romanos, destruir a los demonios, salvar a tus amigos cristianos y derrotar al mismísimo Satán.

¿No está mal, no? Por poner un poco de contexto, un catecúmeno es un aprendiz cristiano que desea recibir el sagrado bautismo y es instruído para ello.

Empezaremos la andadura sin nuestra espada sagrada. Lo primero que tendremos que hacer es conseguir una llave para bajar al sótano, dónde un arcángel nos hará un discurso que disparará el fervor cristiano de nuestro personaje y, por si fuera poco, nos dará la espada evangelizadora.

El juego se desarrolla como un FPS, por lo que veremos la espada cómo si de una arma del Doom se tratase. Cómo he comentado antes, la espada no es poca cosa, dispara la palabra de Dios, así que podremos derrotar a los centuriones poseídos disparándoles, una vez derrotados se iluminará la pantalla y sonará el "Aleluya", mientras que el enemigo iluminado creerá en Dios y se arrodillará ante él, manteniéndose en posición de rezo hasta el fin de los días.

Durante el transcurso del juego nos encontraremos pergaminos con versículos de los apóstoles, por ejemplo Lucas 1:79: "Para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte; Para encaminar nuestros pies por camino de paz.". Dan ganas de seguir iluminando a poseídos centuriones.

Respecto al repertorio de armas, el arcángel irá apareciendo de tanto en tanto, dándonos espadas mejores, supongo que con palabras de Dios más poderosas, así cómo báculos y otro tipo de armas sagradas. También hay enemigos de varios tipos, además de los centuriones nos la veremos con demonios pequeños, demonios voladores, demonios enormes y hasta el mismísimo Satán, aunque estos últimos no verán la luz, simplemente morirán.

Para avanzar entre las diferentes pantallas, normalmente hay que recolectar algunos objetos y utilizarlos en el lugar adecuado, no tiene mucho más en ese sentido. Respecto a los objetos que podemos recoger, habrá algunos que nos recuperarán la vida o la armadura.

La interfaz es muy sencilla, está representada por tres barras: vida, armadura y energía del arma equipada.

La verdad, no es un gran juego, pero tampoco es un desastre, creo que puede ser hasta cierto punto disfrutable. Si además eres un jugador creyente, seguro que te motiva aún más. ¡Hay juegos para todos los públicos!

Contenido relacionado