Recordando
Retro Review de Growl

A la caza de cazadores furtivos

Hoy vamos a hablar de Growl, un beat 'em up que llama la atención por su temática, que deja de lado argumentos bastante típicos como luchar contra una banda criminal para centrarse en un tema bastante peliagudo, la lucha contra la caza furtiva.

Growl fue desarrollado por Taito, y publicado para sistemas arcade en el año 1991.  En Japón es conocido con el nombre de Runark. El juego solamente se versionó para la consola Mega Drive, una versión bastante fiel aunque sin modo multijugador, una de las mejores bazas de este juego, que permitía hasta 4 jugadores simultáneos. La acogida del juego fue bastante discreta, y hoy en día es un juego bastante olvidado. Volvió a ser publicado en la colección Taito Legends 2 de Playstation 2, Xbox y Windows.

El juego se sitúa a principios del siglo XX. Los protagonistas del juego son 4 guardabosques cuyo objetivo es proteger la vida animal de la zona de los cazadores furtivos que los están llevando al borde de la extinción. Llama la atención que uno de los protagonistas se parece mucho a Indiana Jones, sobre todo cuando usa un látigo como arma. En este juego no existe la diplomacia, y para acabar con los cazadores y liberar a los animales habrá que abrirse paso a base de golpes, disparos y explosiones.

Al empezar la partida podemos seleccionar al guardabosques que más nos guste, cada uno con diferentes atributos de fuerza, longitud de salto y vida. Una vez seleccionado nuestro personaje, vemos a los protagonistas tomándose un descanso en un bar de la zona. Allí son atacados por los cazadores furtivos, que quieren acabar con ellos para que dejen de obstaculizar la caza de animales. Desde este mismo momento empieza una partida que no nos dará ningún tipo de tregua, mostrando en algunos momentos más de 10 enemigos en pantalla, todos ellos ansiosos por golpearnos. Nuestro personaje puede golpear con diferentes tipos de puñetazos y patadas, que variarán dependiendo de la posición de nuestro enemigo. También se puede realizar un ataque especial para golpear a los enemigos que nos rodean pulsando el botón de golpear y saltar simultáneamente.

Algo fundamental para sobrevivir en Growl es el uso de armas que encontramos al romper algunas cajas de los escenarios, o que arrebatamos a los enemigos cuando las dejan caer al suelo. Encontramos 3 tipos de armas: 

  • Armas de cuerpo a cuerpo: Tuberías, espadas y látigos.
  • Armas de fuego: Rifles, pistolas y lanzacohetes.
  • Armas arrojadizas: Cuchillos y granadas.

Cada una de las armas tiene sus propias características. Por ejemplo, el látigo tiene un gran alcance, además de que puede golpear a enemigos que tengamos tanto delante como detrás nuestro. Una de los mejores armas son las granadas de mano, ya que si las lanzamos correctamente harán volar por los aires a todos los enemigos alcanzados, y además nos proporcionan unos momentos de invencibilidad, ya que nuestro personaje se tira al suelo cuando lanza una de estas granadas. También podemos aprovechar las granadas lanzadas por los enemigos, que dañarán igualmente cualquiera que esté al alcance.

El juego consiste en 8 pantallas diferentes, de las cuales 1 de ellas es de bonus. Los escenarios son bastante variados, y van desde la ciudad de inicio hasta la guarida de los cazadores, pasando por un tren, un barco e incluso una caverna. En cambio, los enemigos se repiten bastante, siendo unos pocos tipos con diferentes patrones de colores. Entre ellos llaman la atención unas mujeres con minifalda y chaqueta, que nos lanzarán granadas sin cesar. Por supuesto, al final de cada nivel hay que enfrentarse a un jefe que nos pondrá en más de un aprieto.

A medida que avanzamos en el juego, vamos rescatando a una serie de animales, como aves, leones o elefantes. Algunos de estos animales nos devolverán el favor y nos ayudarán en algunas partes del juego, atacando y molestando a enemigos, lo cual será muy útil en nuestra batalla.

El nivel de dificultad del juego es bastante elevado, y de hecho en algunos momentos veremos que es bastante injusto, como por ejemplo en enemigos que nos golpearán pese a que les estemos golpeando nosotros, o la fase de la caverna en la que hay multitud de trampas muy difíciles de esquivar. Pese a esto, se pueden aprender estrategias para avanzar en el juego, como aprovechar granadas enemigas para acabar con multitud de cazadores a la vez, usar el salto de nuestro personaje adecuadamente, o escoger el arma que mejor nos vaya según la situación. Aunque es un juego difícil, no es muy largo, se puede completar en unos 20-30 minutos.

Técnicamente es un juego bastante bueno. Tanto personajes como escenarios están bien representado, y el juego muestra multitud de elementos y efectos en pantalla sin ralentizaciones. Además, el juego va en todo momento acompañado de diferentes músicas de muy buena calidad. Hay que destacar que es un juego muy violento, en el que los enemigos saltan en pedazos cuando les alcanza una explosión.

En definitiva, Growl no es de los mejores beat 'em up que vimos a principios de los 90, pero sí es un juego a tener en cuenta por ser bastante diferente y con unas mecánicas de juego muy divertidas. Si queréis un poco de acción mientras salváis animales, echadle un vistazo a este clásico de Taito.

Contenido relacionado