Recordando
Retro Review de Star Wars: Yoda Stories

Aventuras de escritorio

Ahora que vuelve a estar tan de moda Star Wars con la aparición de The Mandalorian en Disney+Star Wars IX: El Despertar de la Fuerza en cines, que da por acabada la saga principal, vamos a hablar de un juego bastante curioso por ser completamente diferente a lo que se había hecho, Star Wars: Yoda Stories.

LucasArts, siempre que sacaba un juego relacionado con la saga galáctica era como en el cine, una superproducción donde poner toda la carne en el asador, a veces con más fortuna, otras con menos. Sin embargo, en el año 1997 decidieron sacar un juego para jugar, literalmente, en una ventana de Windows, con el escritorio de fondo (también hubo una versión para Game Boy). 

El juego se sitúa en la trilogía original (era el año 1997 y aún no había aparecido el Episodio I) y controlamos a Luke que deberá resolver la historia que se plantea. Y es aquí donde el juego tiene su elemento diferenciador y es que no hay dos partidas iguales puesto que el mapa, los puzzles, objetos, etc se generan de forma procedural, por lo que el juego es tremendamente rejugable.

Empezaremos siempre en Dagobah, donde deberemos buscar al maestro Yoda para que nos encomiende la misión, pudiendo ser en un planeta forestal, nevado, desértico... El fin de la misión es de lo más variado, desde salvar a combatientes de la República, hasta derrotar al mismísimo Darth Vader. Para nuestra misión nos ayudará R2-D2, al que podremos utilizar para algunas pistas.

El mapeado es cuadriculado y lo veremos en vista cenital. Para completar la misión encomendada deberemos explorar el mapa, consiguiendo y intercambiando diferentes objetos con los NPCs adecuados o utilizar los ítems requeridos en el lugar correcto, derrotar a los enemigos que nos salgan al paso, ya sea con nuestro sable láser, bláster o con el arma que consideremos más conveniente, dependiendo del enemigo (stormtroopers, tuskens, escorpiones, arañas....). También hay otro tipo de ítems que nos ayudarán, como los botiquines o, incluso, LA FUERZA, que hará que algunos NPCs se dobleguen ante nuestra voluntad.

Respecto a la interfaz, en la parte izquierda es donde se desarrolla el juego, mientras que en la derecha tenemos el inventario, la vida, el arma equipada y las direcciones del mapa por donde hay salida.

Tanto los gráficos y la música son bastante sencillitos, aunque enseguida reconoceremos las tonadillas clásicas de Star Wars. Ante un juego de Star Wars tan poco llamativo, podemos torcer el gesto en una primera instancia, pero a la que lo juguemos un poco este prejuicio desaparecerá y nos lo pasaremos muy bien, ya que está pensado para partidas rápidas en las que resolver una misión que, como hemos comentado, será diferente cada vez que nos sentemos delante del ordenador.

Contenido relacionado