Recordando
Retro Review de El Misterio del Nilo

Aventuras árabes

El mismo año en que saltarían incluso a la palestra internacional con Sir Fred, la compañía Made in Spain también lanzaba otro título que, sin ser el prodigio técnico de nuestro caballero preferido de los 8 bits, es un juego interesante. Este título es El Misterio del Nilo, basado en cierta manera en la película La Joya del Nilo, protagonizada por Michael DouglasKathleen Turner y dirigida por Lewis Teague.

Cómo os hemos explicado en otras retro reviews, en aquella época el tema de pagar licencias no era algo demasiado habitual y cómo los videojuegos no tienen ni por asomo la repercusión que tienen en la actualidad, las compañías afectadas por violación de la Propiedad Intelectual ni tan siquiera iban a juicio porque consideraban que los daños eran menores o, incluso, en algunas ocasiones ni tan siquiera eran conscientes de dicha violación al ser todavía un mundo bastante minoritario y con poca difusión en medios no especializados.

El argumento es el siguiente: tres viajeros son secuestrados por un régimen dictatorial árabe, el jugador deberá escapar de las garras de tan temible estado, situado en la ciudad de Luxor, en el desierto del Mut. Una de las cosas a destacar del juego es su genial ambientación.

El juego se desarrolla como un plataformas en 2D en el que la principal dificultad radica en que tendremos que manejar a tres personajes (de forma no simultanea, obviamente) y conseguir que los tres lleguen a la frontera para poder escapar. 

Cada personaje tiene una habilidad con las armas: Michael utilizará la pistola, Christine lanzará bombas (dependiendo del tiempo que mantengamos pulsado la lanzará con más o menos fuerza) y Al-Hasan utilizará un paraguas. La munición la tendremos que recoger en las diferentes pantallas.

Para superar cada pantalla debemos eliminar a todos los enemigos que hay y para ello es esencial dominar las características de nuestros personajes, es decir, hay algunos enemigos que podremos abatir mejor con la pistola mientras que otros será mejor lanzarles una bomba. Cómo he comentado anteriormente, sólo controlaremos a un personaje simultáneamente, por lo que a veces los otros dos mientras no están bajo nuestro control pueden hacer alguna cosa estúpida, ya que suelen copiar los movimientos del que controlamos, por lo que muchas veces será conveniente dejarlos bloqueados tras una pared o algo así, si podemos.

Además del disparo, tenemos otras habilidades importantes a dominar como el salto o trepar por distintos lugares de la pantalla.

El mapeado es muy variado, empezando en una ciudad árabe, pasando por las pirámides, una base militar, el desierto, un tren... Con muchísimo detalle para las posibilidades de la época.

Como curiosidad, en la versión inglesa del juego sí que hubo que retocar la portada porque el protagonista se parecía demasiado a Michael Douglas y pensaban que en el mercado anglosajón, mucho más avanzado que el español, sí que podrían tener problemas legales.

Sin duda alguna, un juego que ya anticipaba lo que sería la corta pero exitosa existencia de Made in Spain antes de formar parte de Zigurat.

Contenido relacionado