Recordando
Retro Review de Tuareg

Ben Yussef al rescate de la princesa

Hace dos semanas os hablábamos de Zona 0, uno de los últimos juegos de Topo Soft, cuando la compañía, lamentablemente, ya había entrado en declive. Hoy recuperamos otro juego de los mismos desarrolladores, Tuareg, pero ésta vez el juego es del año 1988, cuando ya habían despuntado con grandes obras como Emilio Butragueño, y la compañía estaba consolidada y creciendo.

En esta ocasión, el juego nos lleva a Marrakech donde controlaremos a Ben Youssef, quien deberá rescatar a Ait-Amar, la hija del sultán, quien ha sido secuestrada por un grupo de bereberes. Piden como rescate la mitad de la fortuna del sultán, que tendrá que ser entregado en un plazo máximo de tres dias.

Dicho plazo es muy importante y es parte fundamental en el juego. El juego consta de un sistema de tiempo que influye en los horarios de los hoteles, fondas, restaurantes y hostales, cada uno con su horario. Estas localizaciones nos harán recuperar vida, que irá disminuyendo a medida que caminemos.

Dicho esto iniciamos nuestra aventura, en búsqueda del lugar donde se encuentra la princesa. Para orientarnos, disponemos de una brújula con los cuatro puntos cardinales para saber hacia dónde estamos yendo.

Otra parte fundamental del juego es el dinero, que nos permitirá pagar la comida o estancias en los hoteles / hostales (un hostal es más barato que el hotel y una fonda más barata que un restaurante, dependiendo del lugar del mapeado donde nos encontaremos), también nos servirá para comprar pistas a los transeúntes, quienes nos darán una dirección para saber donde está la princesa y, por último, para comprar armas en la armería.

Sin embargo, podemos encontrar transeúntes que nos engañen. Para saberlo deberemos pagarle más de una vez y, si cambia la dirección, sabemos que ese nos está engañando y deberemos buscar a otro que mantenga su respuesta, así sabremos que nos está diciendo la verdad.

Para recuperar dinero podremos robárselo a las mujeres que van con una ánfora, pero con cuidado de que no nos vea la policía, el principal enemigo del juego o entrarán en modo alerta. Los policías tienen dos modos: vigilante, si nos tocan nos quitarán las armas; alerta, nos dispararán.

Hay dos tipos de enemigos más, unos que lanzarán vasijas desde los balcones de los edificios y otros que custodian las entradas a los edificios donde podría estar la princesa.

Para saber si la princesa está en la pantalla actual, podemos pagar a uno de los transeúntes y, si no nos da la dirección, sabremos que allí es. Para salvarla, primero deberemos matar al matón de la puerta y, posteriormente, a todos los enemigos que hayan dentro. Es importante que en este punto tengamos munición suficiente.

Podemos perder el juego de dos maneras: si nos quedamos sin barra de vida o si pasan los tres días.

Respecto a la interfaz, situada en la parte inferior, podemos ver la barra de vida, la hora en la que nos encontramos, el arma equipada y la munición, así como el lugar de la Kasbah donde nos encontramos.

Como punto curioso, el juego introducía un par de detalles para darle aleatoriedad: el punto de partida de nuestro personaje al iniciar el juego y el lugar donde la princesa está cautiva. Esto tiene influencia directa en la dificultad de la partida, por estar más o menos cerca de donde se encuentra la princesa.

El juego está bastante bien y no es excesivamente difícil. La aleatoriedad le da una cierta rejugabilidad por no haber dos partidas exactamente iguales.

Contenido relacionado