Recordando
Retro Review de Two Crude (Crude Buster)

Un beat'em up postapocalíptico

Como ya hemos comentado en más de una ocasión, el género beat'em up fue de los más famosos en la época de los 80 y 90, con títulos basados en todo tipo de épocas y situaciones. El juego de hoy es Two Crude, que sitúa su historia en una ciudad de Nueva York que intenta superar una catástrofe producida por una bomba nuclear.

Two Crude es un arcade desarrollado por Data East, publicado en el año 1991. Su nombre en Japón es Crude Buster. Un año más tarde se publicó una versión para Mega Drive, esta vez con el nombre de Two Crude Dudes en los territorios occidentales, mientras que en Japón mantuvo su nombre original. Ambas versiones fueron bien recibidas por la crítica y público, alabando sus buenos gráficos, su sentido del humor, su frenética jugabilidad y su modo cooperativo a dos jugadores. Debido a sus similitudes en la jugabilidad, este título se considera una secuela espiritual de Bad Dudes Vs. DragonNinja, de 1988. Las imágenes y vídeo del artículo corresponden a la versión del arcade japonés.

La historia del juego comienza con una explosión nuclear en la ciudad de Nueva York. 20 años después la ciudad está todavía intentando reconstruirse. Este proyecto de reconstrucción no puede seguir adelante, ya que una banda criminal llamada Big Valley toma el control de la ciudad, sumiendo la ciudad en el caos. El Gobierno de Estados Unidos contrata a dos poderosos mercenarios (con una estética Punk muy llamativa) para acabar con esta banda y así poder hacer de Nueva York una ciudad pacífica y próspera de nuevo.

El juego se presenta como un beat'em up de scroll horizontal sin profundidad, toda la acción ocurre en el mismo plano. Esta falta de profundidad se compensa dando importancia al eje vertical, ya que podemos cambiar de altura subiendo y bajando de las diferentes plataformas que componen los niveles. Como buen beat'em up, el objetivo del juego es acabar con todo aquel que se nos ponga delante. Nuestro personaje puede golpear con sus puños y piernas para realizar diferentes combos, saltar, realizar un ataque aéreo y deslizarse por el suelo para esquivar. La gran baza de este juego es que encontramos multitud de objetos que podemos recoger del suelo y usarlos como arma, da igual cual sea el tamaño del objeto: coches, farolas, vigas, rocas, carteles y un largo etcétera de objetos nos esperan para que los usemos. Incluso podemos coger a los propios enemigos y usarlos como arma arrojadiza. Hay dos tipos de objetos, los que usamos como arma cuerpo a cuerpo, de los cuales tenemos un número limitado de golpes, y los arrojadizos. Mientras sostengamos un objeto arrojadizo, podemos pegar patadas hasta que decidamos lanzar el objeto.

Seis son los niveles que forman Two Crudes, de los cuales todos ocurren en territorio urbano, excepto el último, que es la base de la banda Big Valley. En estos niveles encontramos todo tipos de enemigos. Como siempre ocurre en este tipo de juegos, encontramos desde los sencillos esbirros que podemos eliminar con mucha facilidad hasta feroces guerreros que nos harán sudar la gota gorda. A mitad de los niveles tendremos que vencer a mini jefes cuya vida y habilidades son bastante superiores a la de los enemigos normales, y por supuesto, al final de cada nivel nos espera un poderoso jefe. La mayoría de estos jefes son mutantes como un tipo con cuchillas en los brazos o un hombre-araña (mucho más desagradable y feo que el héroe de Marvel).

La dificultad del juego es bastante elevada. A priori parece que nuestro héroe tiene mucha barra de vida, pero algunos ataques enemigos hacen que la barra baje en un suspiro y nos harán perder una de nuestras preciadas vidas. En la versión de Mega Drive hay un mini juego entre niveles en el que tenemos que dar golpes a una máquina expendedora de bebidas para que suelte latas y recuperar vida al beberlas, en cambio en la versión Arcade siempre recuperaremos toda la vida de un nivel a otro. Si nos quedamos sin vidas, podemos continuar desde el mismo punto gastando un crédito, así que si abusamos de continuaciones podemos completar el juego sin problemas, pero será todo un reto hacerlo gastando un solo crédito.

El nivel técnico del juego es muy bueno. Los personajes son grandes y muy bien definidos, además el juego va muy fluido aún con muchos enemigos en pantalla. Los escenarios están llenos de detalles, con diferentes capas de profundidad con efecto parallax, y todo tipo de animaciones y efectos que hacen que luzcan muy bien, como tornados, viento moviendo árboles o nieve.

Otro punto a destacar es su sentido del humor. Pese a tratar un tema tan serio como una catástrofe nuclear, el juego está lleno de pequeños guiños que nos harán sonreír. Por ejemplo, las muecas de los personajes, o las reacciones de los protagonistas al atacar o recibir algún golpe. Una reacción muy característica del juego es cuando uno de los protagonistas cae al suelo, se sacude la cabeza y dice: "What a day!", que viene a decir algo como: "¡Vaya día!".

En definitiva, Two Crude es un juego muy interesante y divertido. El poder coger y romper muchos elementos del escenario le da un aire diferente a otros beat'em up de la época, así como su increíble ambientación. Merece la pena probarlo tanto en su versión original como en su versión para Mega Drive.

Contenido relacionado