Recordando
Retro Review de Blue Force

Siguiendo la estela de Police Quest

Una de las aventuras gráficas más representativas de Sierra fue Police Quest, donde nos poníamos en la piel de un policía que intentaba resolver distintos delitos. Una pequeña compañía llamada Tsunami Media (que tan solo tuvo una vida de 5 años) hizo un loable intento de igualar a un titán del género con Blue Force. No en vano, la compañía fue fundada por Edmond Heinbockel, antiguo CFO de Sierra. Además, el juego fue diseñado por Jim Walls, el creador también de Police Quest y, tal y como hizo en el juego de Sierra, añadió procedimientos policiales reales.

El argumento es el siguiente: 15 de mayo de 1984. En un bar, tras cerrarse un negocio ilícito, dos hombres entran en el establecimiento. Son dos policías infiltrados, pero el criminal se da cuenta y se marcha a toda velocidad con su motocicleta, iniciándose una persecución, logrando escapar. Tres días más tarde, uno de los policías y su mujer son brutalmente asesinados, siendo presenciado el crimen por Jake, el hijo de la pareja, que se encontraba escondido en el armario del cuarto de sus padres.

11 años después Jake se gradúa en la academia. El caso de sus padres ha sido cerrado sin detenidos. Sin embargo, el futuro deparará un golpe de efecto y lo que parecía cerrado definitivamente se abrirá con un pequeño resquicio a la esperanza...

El juego se desarrolla como una aventura gráfica point & click clásica, con el inventario y la puntuación en la interfaz situada en la parte inferior de la pantalla. Para las acciones (como hablar con algún personaje) dispondremos de un menú contextual con forma de placa policial.

Durante el juego nos veremos inmersos en distintos casos policiales, cada uno a resolver de una manera diferente utilizando nuestro ingenio y el buen hacer policial. Una de las cosas más características del juego es que intenta plasmar los procedimientos policiales reales al juego. Por poner un ejemplo, tras la detención de un criminal, tendremos que hacer todo el papeleo para meterlo entre rejas.

Por otra parte, el juego está salpicado de minijuegos, como cuando desenfundamos la pistola, que podremos utilizarla, aunque siempre si es estrictamente necesario.

Respecto a los gráficos cabe destacar los sprites de vídeo que sirven para mostrar algunas secuencias cinemáticas y la cara de algunos personajes, que aparecerán al iniciar un diálogo con ellos.

Como curiosidad, la mayor puntuación del juego la recibiremos si conseguimos acabarlo sin disparar un solo tiro.

Aunque Police Quest es un hueso duro de roer, Blue Force fue un juego notable, y no tiene nada que envidiar a la creación de Sierra. Como suele suceder con las aventuras gráficas, han envejecido muy bien y son perfectamente rejugables y disfrutables hoy en día.

Contenido relacionado