Recordando
Retro Review de DOOM

El juego que revolucionó los FPS

En la corta historia de los videojuegos hay juegos de diferentes calidades: malos, mediocres, aburridos, divertidos, adictivos, excelentes... y por encima de todas estas categorías están aquellos juegos que hacen historia y revolucionan o inventan un género. El juego que nos ocupa hoy no es otro que DOOM, uno de esos juegos que marcaron un antes y un después en el mundo del ocio electrónico.

DOOM fue desarrollado por Id Software, y distribuido por la misma compañía en el año 1993, un año después de lanzar su exitoso Wolfenstein 3D. El juego fue dirigido por Tom Hall, y desarrollado por  John Romero, John Carmack y Dave Taylor. La distribución original del juego fue Shareware, distribuyendo el primer capítulo gratis y permitiendo a los usuarios comprar el resto de capítulos si estaban interesados, y también se podía encargar el juego completo por correo. El juego fue una revolución a todos los niveles. Además de su increíble motor de juego y jugabilidad que sentaron las bases de los FPS hasta el día de hoy, también popularizó la distribución y venta de juegos online. Por si esto fuera poco, el juego también introdujo juego online en red local, tanto cooperativo como competitivo, y posibilidad de modificar el juego mediante archivos WAD.

La acogida del juego por parte del público fue aplastante, convirtiéndose en toda una revolución. En Estados Unidos, el éxito de su modo online hizo colapsar en más de una ocasión las redes de universidades y oficinas. Este éxito hizo que el juego fuera versionado a multitud de sistemas, incluso para SNES. El código fuente fue liberado en 1997, y esto ha hecho que el juego se haya versionado de forma no oficial a todo tipo de plataformas, desde consolas dedicadas a homebrew a la sistemas tan curiosos como la barra táctil de los portátiles Macbook Pro.

En 1995 se publicó The Ultimate DOOM, una versión que expandía el juego añadiendo un cuarto episodio. En 2016, John Romero publicó dos nuevos niveles llamados E1M4b ("Phobo's Mission Control") y E1M8b ("Tech Gone Bad"), los cuales tuvieron muy buena acogida y muchos fans pidieron a Romero que creara el quinto episodio, así que finalmente se decidió a trabajar en él y lanzarlo para el 25 aniversario del juego. Este quinto episodio, llamado Si6il (o Sigil), ha sido lanzado hace unas pocas semanas, y lo podéis descargar gratis desde la página de Romero Games.

Una secuela del juego fue publicada en 1994, llamado DOOM II: Hell on Earth. En 2004 se publicó la tercera parte, la cual es un reboot de la saga y explica de nuevo lo acontecido en el primer título. En 2016 se publicó el reboot llamado de nuevo DOOM, el cual vuelve a sus orígenes ofreciendo un gameplay brutal que no da respiro, acompañado de un apartado técnico exquisito. A finales de año saldrá DOOM Eternal, su secuela.

El argumento del juego sitúa su historia en 2019 (¡Justo este año!). El protagonista del juego es un marine de identidad desconocida que es enviado a Marte después de haber atacado a un superior que había ordenado a atacar civiles. Los marines en marte trabajan en las instalaciones de desechos radioactivos de la Union Aerospace Corporation (UAC), las cuales se usan por el ejército para realizar experimentos de teletransportación creando portales entre las lunas Phobos y Deimos de Marte. Finalmente esto provoca una brecha que conecta con el Infierno, y fuerzas demoníacas empiezan a invadir las instalaciones. Nuestro marine es el único superviviente, y deberá enfrenarse a numerosos peligros para poder escapar.

Al iniciar DOOM, el juego permite seleccionar el episodio que queremos jugar, así como uno de los cinco niveles de dificultad para adaptarlo a nuestra habilidad. Una vez en el juego, podemos movernos libremente por el escenario en cualquier dirección. Podemos ver en pantalla el arma equipada, la cual tendremos que disparar para acabar con las decenas de enemigos que nos esperan en cada nivel. Además, en el HUD vemos la vida disponible, la armadura, la munición disponible, las armas disponibles, las llaves recogidas, y por último la que quizás sea una de las caras más famosas de los videojuegos. La cara del marine va cambiando en función de las acciones que hagamos, y se irá deteriorando y cubriendo de sangre a medida que la salud disminuya.

En cada nivel podemos abrir y ver un mapa que será indispensable para completar cada nivel. Este mapa se va descubriendo a medida que avancemos o bien si recogemos el objeto que desvela todo el mapa del nivel. Este mapa nos ayudará a guiarnos y a encontrar los numerosos secretos escondidos en cada nivel. Estas habitaciones secretas suelen darnos útiles objetos, como botiquines, armaduras y poderosas armas. El objetivo de cada nivel es llegar a la salida, claramente indicada con el letrero "EXIT".

Durante la partida encontramos todo tipo de enemigos. En los primeros niveles solo encontramos soldados zombi y demonios de baja categoría como los Imp, pero a medida que avanzamos encontramos enemigos muy duros de abatir como los cacodemonios o los espectros. Hay que ir con mucho cuidado ya que estos enemigos acechan en cada habitación, las cuales suelen ser oscuras y llenas de recovecos. Para detectar a los enemigos antes de verlos, podemos escuchar atentamente los ruidos que provocan. Además, cada capítulo tiene su jefe final sobre los que tendremos que lanzar todo nuestro arsenal para derrotarlos.

Para enfrentarnos a un ejercito de demonios hay que estar bien armado, y Doom no se queda corto en este aspecto, ofreciendo siete armas disferentes. Empezamos con una débil pistola, pero pronto empezamos a recoger el armamento pesado: Motosierras, escopetas, Rifles de Plasma, Cañones de cadena, Lanzacohetes y la BFG 9000.

Si la partida nos parece muy difícil o estresante, el juego dispone de un sistema de trucos para hacerlo más fácil. Algunos de ellos son realmente memorables, como IDDQD (Invencible, también conocido como Modo Dios) y IDKFA (todas las armas y objetos). Si quieres divertirte sin complicaciones, esta es una buena forma de hacerlo.

DOOM es un juego realmente épico, que supuso una revolución en el mundo de los videojuegos. A día de hoy sigue siendo un juego divertido y 100% disfrutable, además con nuevo contenido creado por el propio John Romero. Si aún no lo habéis disfrutado, ¡no dudéis en hacerlo!

Contenido relacionado