Recordando
Retro Review de KGB

Lidiando con el servicio secreto soviético

Hoy he acabado de ver la extraordinaria serie Chernobyl producida por la HBO sobre el tristemente famoso desastre nuclear. El desastre se produjo en el año 1986 y la Unión Soviética se disolvería oficialmente en el año 1991, por lo tanto, la serie transcurre en los años previos al colapso soviético. Esto me ha hecho recordar una aventura gráfica que jugué cuando era pequeño y, debido a mi corta edad y su complejidad, no llegaba a entender del todo.

La aventura es KGB (conocida también como Conspiracy en su versión CD), que se centra en los días previos a la desaparición de la URSS. Tomamos el rol de Maksim Rukov, un oficial de la KGB (servicio secreto soviético) que es trasladado al recién creado Departamento P, que investiga y elimina a posibles traidores y dobles agentes. En su investigación se encontrará una trama de corrupción, secuestros y conspiraciones varias.

En un primer momento la aventura gráfica puede parecer una point & click clásica pero casi de inmediato llama la atención dos cosas: la importancia de los diálogos y la posibilidad de morir casi permanente (o de ser enviado a Siberia, que para el caso, es casi lo mismo). Ambas cosas unidas, hacían que acabarse la aventura fuera todo un reto. Por otra parte, el diseño de los escenarios, las tramas de corrupción y los personajes consiguen una cuidadísima ambientación, fiel reflejo de los últimos estertores de la Unión Soviética.

Las distintas acciones a realizar (mirar, coger, usar...) estaban en el propio cursor del ratón, pudiéndolas rotar con el click derecho. Sin embargo, el juego tenía un sistema que nos preescogía la acción más adecuada en principio, dándonos un respiro en su dificultad.

Por otra parte, en la interfaz tenemos el clásico inventario y una funcionalidad bastante llamativa: poder pasar el tiempo o retroceder. El sistema de juego está basado en el tiempo, por lo tanto, hay acciones que tendrán que ser hechas a una hora concreta o antes de esa hora, por lo que puede ser útil dejarlo pasar si ya hemos realizado lo que queríamos. Pero la posibilidad de poder deshacer acciones es aún más útil. Pronto nos daremos cuenta que ser un agente del servicio secreto es algo realmente complicado y cualquier cosa que podamos hacer o decir puede convertirse en una metedura de pata que acabe con nosotros. Esta opción permite volver atrás para enmendar nuestros errores.

Sólo cuando controlemos realmente este sistema de tiempo podremos avanzar de forma más efectiva, ya que formará parte de nuestra investigación, como seguir a alguien a una hora en concreto, escuchar algo en un cierto momento, etc. Por una parte podríamos pensar que esto le da más realismo al juego, y así es, pero tiene una contrapartida, y es que podemos llegar a callejones sin salida, partidas que no podremos acabar, probablemente el mayor temor de los aventureros.

Creo precisamente que la inclusión de la posibilidad de volver atrás en el tiempo es precisamente por esto. KGB es una aventura realmente compleja por su atadura temporal y realizar un diseño en el que sea imposible no llegar a un callejón sin salida me resulta muy difícil.

El juego no tuvo un éxito comercial, a pesar de su gran calidad técnica, su majestuosa ambientación y su a veces sutil humor. Pero confirmó a Cryo Interactive como una compañía a tener en cuenta, que en muchas ocasiones no siguió estrictamente los caminos marcados por el resto, tomando los suyos propios, con mayor o menor fortuna.

Como curiosidad, en la introducción del artículo comentábamos que hubo una versión CD. Dicha versión contaba con escenas FMV (Full-Motion Video) protagonizadas por el actor Donald Sutherland.

Contenido relacionado