Recordando
Retro Review de Life & Death II: The Brain

Jugando a ser neurocirujanos

Hace ya casi siete años (¡cómo pasa el tiempo!) os hablábamos de Life & Death de The Software Toolworks, un simulador médico en el que debíamos diagnosticar enfermedades situadas en la zona del abdomen, culminando nuestra destreza médica con la famosa pantalla de la operación de apendicitis. Pero la compañía no se iba a quedar quieta y nos iba a llevar un paso más allá con la segunda entrega: Life & Death II: The Brain.

Cómo era de esperar, en esta segunda parte nos pondremos la bata de un neurocirujano, y trabajaremos para el Hospital de The Software Toolworks. Tras una breve introducción del jefe médico, veremos el hospital desde una vista aérea, donde nos podremos desplazar a las diferentes estancias del hospital.

La primera y de las más importantes es la clase, donde recibiremos la formación necesaria para aprender a realizar mejores diagnósticos y a aprender de los errores cometidos que pueden llevar a nuestros pacientes al otro barrio.

La megafonía nos indicará a que box hemos de ir, donde nos esperará nuestro paciente. El primer paso es leer el motivo del ingreso, edad del paciente, etc, para hacernos una primera idea de lo que puede estar sucediendo. A partir de este momento, deberemos empezar las pruebas diagnósticas para determinar el tratamiento que el paciente tiene que recibir.

Las primeras pruebas que tendremos que realizar siempre para un buen diagnóstico consisten en lo siguiente:

  • Prueba de reflejos: Con un pequeño martillo golpearemos en las articulaciones (rodillas y codos) del paciente para ver si el reflejo nervioso es correcto o no.
  • Prueba de dicción: Pediremos al paciente que diga la palabra "Alice", teniendo que estar atentos a la pronunciación.
  • Prueba de pupilas reactivas: Con una linterna enfocaremos a los ojos del paciente para ver si las pupilas reaccionan a la luz.
  • Prueba de seguimiento ocular: Con un pequeño palo pediremos al paciente con la mirada, para ver si los dos ojos reaccionan correctamente.
  • Prueba de reacción al dolor facial: Con una aguja pincharemos al paciente para ver si reacciona al dolor (cuidado con no pincharle el globo ocular!)

Según lo que determinemos tras las pruebas diagnósticas preliminares, deberemos seguir haciendo otras pruebas diagnósticas o bien prescribir un tratamiento. Las pruebas adicionales son las siguientes (situadas en distintas estancias del hospital).

  • Resonancia magnética (MRI Scan)
  • Tomografía (CAT Scan)
  • Radiografía craneal (Skull X-Ray)
  • Angiograma

En las distintas pruebas anteriores se nos mostrarán imágenes y tendremos que saber ver si la imagen mostrada entra dentro de la normalidad o si hay alguna anomalía que tenga que ser tratada. El propio juego, además de las clases, tiene integrado un manual que podremos consultar para ver las posibles imágenes y qué significan.

Una vez hayamos realizado las pruebas y tengamos un diagnóstico (certero o no), tenemos que prescribir el tratamiento.

  • Prescribir aspirina
  • Prescribir codeína
  • Enviar al paciente a psiquiatría
  • Ejercitar las extremidades
  • Enviar al paciente a fisioterapia
  • Operación (aneurisma, tumor cerebral o hematoma subdural).

Excepto la operación, que nos llevará a la parte más divertida (y difícil) del juego, al prescribir un tratamiento veremos el resultado cuando seamos llamados por el jefe médico, quien nos indicará el resultado y nos enviará a clase si hemos cometido algún error, incluso aunque el diagnóstico y el tratamiento hayan sido los correctos (por ejemplo, errores de procedimiento al no realizar completamente las pruebas diagnósticas preliminares).

Si escogemos la operación, iremos a quirófano. Aquí tendremos que seguir todos los pasos que haría un cirujano en la vida real, desde limpiarnos las manos y ponernos los guantes, a anestesiar al paciente, medir constantes vitales, etc.

En esta pantalla, veremos a la izquierda todo el instrumental médico y a la derecha la cabeza del paciente. Deberemos seguir todos los pasos correctamente, empezando con el bisturí, siguiendo con el material quirúrgico para abrir el cráneo... No es fácil, hay mucho instrumental a utilizar y en esta entrega hay tres tipos de operaciones, cada una con su propio procedimiento, pero sin duda, es la parte del juego que supone un reto real y llama la atención el detalle con el que se realizó dicha pantalla.

Como curiosidad, si cometemos alguna barbaridad como empezar a operar al paciente sin haberlo anestesiado, veremos una pantalla donde se nos mostrará a un equipo médico comiendo pizza encima del cadáver de un paciente en la morgue.

En resumen, me parece un juego muy curioso y bastante llamativo, la parte mala es que es poco rejugable una vez hayamos aprendido cómo interpretar las pruebas diagnósticas y, sobretodo, cómo operar, ya que se torna muy repetitivo.

Contenido relacionado