Recordando
Retro Review de Space Panic

El abuelo de los juegos de plataformas

El género de plataformas ha sido siempre uno de los más populares en el mundo de los videojuegos, con grandes exponentes como Super Mario Bros., Sonic the Hedgehog, Mega Man y Rayman entre muchísimos otros. Como su propio nombre indica, los plataformas se caracterizan por estar compuestos por plataformas a las que el jugador debe saltar o escalar, superando los obstáculos para llegar a completar el nivel. Pero... ¿Cuál fue el primer juego que empezó a implementar algunas de las mecánicas de este género?

Nos tenemos que remontar al año 1980, año en que la compañía japonesa Universal desarrolló y publicó el juego llamado Space Panic. El juego no se puede considerar un plataformas como los conocemos hoy en día, ya que el personaje principal no tiene la habilidad de saltar, pero sí que introduce ciertos elementos que empezaríamos a ver en los juegos de plataformas posteriores. El jugador puede acceder a las diferentes plataformas de los niveles usando escaleras, y además puede bajar a los niveles inferiores a través de los agujeros que puede excavar. Por ello, este juego se puede considerar como "el abuelo" de este gran género. El primer juego que introdujo el salto fue el todopoderoso Donkey Kong, publicado por Nintendo en 1981.

Space Panic no cosechó ningún éxito, pese a ser un título muy original, siendo el primero que introducía las mecánicas de escalar y de excavar agujeros. En 1983 se versionó a la consola Colecovision, también sin éxito. En cambio, Brøderbund lanzó en 1981 el juego Apple Panic para Apple II, el cual consiguió un éxito notable en ventas pese a ser un clon de Space Panic. Otro famoso juego que sigue esta mecánica es Lode Runner, creado en 1983 por Doug Smith y publicado por Brøderbund.

El gameplay del juego es muy simple. Debemos movernos por los diferentes niveles de plataformas usando las escaleras para evitar a los diferentes enemigos que vagan por la pantalla. Algunos enemigos se mueven aleatoriamente, en cambio otros nos persiguen por el escenario cuando están cerca nuestro. Podemos excavar agujeros en las plataformas, en los cuales los enemigos quedarán atrapados cuando pasen por encima. Una vez atrapados, tenemos un tiempo muy limitado para volver a cerrar el agujero y hacer que el enemigo caiga al nivel inferior. Los enemigos más fáciles mueren al caer al nivel inferior, en cambio hay otros que tenemos que hacer que caigan a través de dos o más agujeros alineados en vertical para poder acabar con ellos. Cuantos más agujeros atraviesen los enemigos al caer, mejor será la puntuación obtenida. La pantalla se completa al acabar con todos los enemigos, entonces pasamos a otro nivel con mayor dificultad. Para completar cada nivel disponemos de un tiempo límite, indicado por una barra que índica el oxígeno que le queda a nuestro personaje, a quien se le pone la cara roja cuando se está quedando sin aire que respirar. La forma de introducir nuestro nombre para el hi-score es muy original, controlamos al propio personaje para elegir las letras.

Aunque la mecánica del juego es sencilla, no es un juego nada fácil. La cantidad de enemigos en pantalla y el poco tiempo que tenemos para cerrar el agujero antes de que escapen hacen que sea un juego realmente difícil. Podemos seguir diferentes estrategias que aumentan las posibilidades de éxito, pero el movimiento aleatorio de los enemigos hace que sea casi imposible predecir cuales serán sus próximos movimientos. Empezamos el juego con tres vidas, y cada 3000 puntos sumamos una vida extra que extenderá un poco nuestra partida.

Space Panic es un juego prácticamente olvidado, con una mecánica que no acabó de funcionar en los salones recreativos, y que fue mejorada en otros juegos posteriores como Lode Runner. De todas formas, es un juego a tener en cuenta por ser el primero que introdujo algunos de los pilares del género de plataformas, el cual hoy en día sigue ofreciendo grandes títulos.

Contenido relacionado