Recordando
Retro Review de La Espada Sagrada

El corazón del guerrero

Nuestros fieles seguidores saben que una de las cosas que perseguimos en NoSoloBits es, poco a poco, tener las reviews de todos los juegos lanzados por las compañías españolas durante su época dorada, esto es, la segunda mitad de los ochenta y los primeros años de los 90. Una de las compañías punteras fue Topo Soft y de un juego de la compañía vamos a hablar hoy: La Espada Sagrada.

El argumento es el siguiente: Según cuenta la leyenda, un valeroso guerrero llamado Mahua consiguió, tras entrentarse a durísimas pruebas y vencer a los guerreros del poblado Poloruwa, desenterrar la espada sagrada durante una noche de luna llena, para que ésta absorbiera todo su poder benefactor y protegerla de la energia negativa que las que los Poloruwas podrían haberla dotado.

El juego toma el camino de las llamadas videoaventuras, una mezcla de juego puramente de acción con toques de aventura, que los hacían bastante menos lineales para los estándares de la época.

Se divide en tres fases diferenciadas: en la primera tendremos que construir un puente y cazar un animal (una especie de roedor), en la segunda nos adentraremos en una cueva y en la tercera parte asaltaremos el poblado Poloruwa en busca de la espada sagrada.

Como todo juego de acción que se precie, tenemos un conjunto de acciones que podremos realizar: saltar, atacar con la arma equipada (arco, espada...), trepar por cuerdas o agacharnos. El mapeado está repleto de trampas, desde estacas que aparecen del suelo, pasando por plantas carnívoras, plantas enredaderas y todo tipo de enemigos como pirañas, peligrosas aves, escorpiones...

Una de las características del juego es que, además de las armas que podemos recolectar, tendremos que ir recogiendo ítems y utilizarlos en los lugares oportunos para poder ir avanzando. Sin embargo, esta mecánica se rompe en la tercera fase, resultando bastante aburrida al convertirse simplemente y llanamente en avanzar y matar todos los enemigos que salen a nuestro paso.

Tendremos un número limitado de vidas (la representación cambiará dependiendo la plataforma) y la vida restante estará representada por una cantimplora con agua en unas y con un esqueleto en otras, además del inventario.

El juego es bastante resultón, una pena del borrón que resulta la tercera fase. No siempre más es mejor.

Como apunte, parece que el juego se iba a llamar en un principio "La Daga Sagrada". Al final fue una espada, aquí sí que más es mejor.

Contenido relacionado