Recordando
Retro Review de Ghosts 'n Goblins

¡Sir Arthur al rescate!

El juego que nos ocupa hoy es uno de los más míticos arcade de Capcom de la década de los 80. No es otro que el fantástico Ghosts 'n Goblins (Makaimura en Japón), un excelente run and gun con una dificultad realmente endiablada, que hizo que los jugadores de la época gastaran horas y horas en intentar completarlo.

El juego se lanzó en 1985 para Arcade. El desarrollo original fue dirigido por Tokuro Fujiwara, responsable de otros grandes juegos como Commando o DuckTales. En el 1986 el juego fue versionado a diferentes plataformas domésticas, entre ellas NES, C64, ZX Spectrum y MSX. El juego tuvo una excelente acogida por su calidad técnica, jugabilidad, originalidad y música. En 1988 se publicó su secuela, Ghouls 'n Ghosts, que mejoraba el apartado técnico y añadía nuevas mecánicas de juego. Décadas más tarde, el juego ha sido relanzado en otras plataformas, ya sea en tiendas virtuales o en colecciones de juegos clásicos.

El juego da comienzo con Sir Arthur disfrutando de un agradable momento con la princesa Prin Prin, pero de repente aparece el malvado Rey Demonio Satan y rapta a la princesa sin que Sir Arthur pueda hacer nada para evitarlo. Sir Arthur no duda en emprender una peligrosa aventura con el fin de rescatar a su amada princesa.

La mecánica de juego es avanzar por los diferentes niveles que componen el juego eliminando toda amenaza en pantalla. El juego está formado por seis niveles, empezando en el famoso cementerio, hasta llegar al castillo del Rey Demonio. Durante estos niveles nos enfrentaremos a todo tipo de criaturas malignas, como zombies, demonios, ogros, fantasmas y magos. Algunas criaturas serán fáciles de eliminar, como los zombies, pero otras, como los demonios, tienen unos patrones de movimiento y ataque rápidos y difíciles de anticipar que nos pondrán en un verdadero apuro. Como es normal en este tipo de juegos, al final de cada nivel nos enfrentamos a un jefe que pondrá a prueba nuestra habilidad. Por si esto no fuera poco, para poder enfrentarnos al enemigo final y dar por completado el juego, una vez pasados todos los niveles, tenemos que volver a completarlos en un nivel de dificultad mayor. El juego realmente no tiene fin, podemos ir completando rondas hasta quedarnos sin vidas y continuaciones.

Una de las características que mejor se recuerdan de este título es su cómico sistema de puntos de salud. Sir Arthur comienza la aventura vestido con su reluciente armadura de caballero. El problema es que esta armadura es bastante frágil y en el momento que recibe cualquier golpe enemigo salta en pedazos, dejando al pobre caballero en calzoncillos. Podemos conseguir otra armadura en algunas de las vasijas que podemos romper, o bien cuando completamos un nivel. Sin armadura que lo proteja, si recibe otro golpe perderá una vida. El sistema de checkpoints del juego es otro de los motivos que lo hacen tan tremendamente difícil. Si morimos, no aparecemos instantáneamente en el mismo lugar para seguir la aventura, sino que retrocedemos al último punto de control de la pantalla. El juego está lleno de complicados desafíos, y solo los más hábiles serán capaces de completarlos.

En cuanto a las armas disponibles, son cinco las que podemos encontrar por los diferentes niveles:

  • Lanza: El arma por defecto de Sir Arthur. Su disparo es completamente recto y tienen un buen alcance, pero no es muy potente.
  • Daga: Se dispara recta, y su movimiento es más rápido que el de la lanza. El límite de dagas en movimiento es tres. Se considera una de las mejores armas del juego por su facilidad de manejo y rapidez.
  • Antorcha: Tiene una trayectoria de disparo en arco con muy poco alcance, incendiando el suelo durante un segundo al impactar en él. Solo puede haber dos antorchas en pantalla al mismo tiempo. Se considera una de las peores armas del juego por su poco alcance y trayectoria de disparo.
  • Hacha: Su trayectoria de disparo es en arco. La ventaja de este arma es que puede impactar a varios enemigos al a vez.
  • Escudo:  Su trayectoria de disparo es en arco de poco alcance. Es un arma más rápida que la antorcha. La ventaja es que puede destruir proyectiles enemigos. En la versión japonesa es una Cruz.

El juego es técnicamente muy bueno, teniendo en cuenta que hablamos del año 85. Los personajes están bien dibujados y animados, y los escenarios son variados y llenos de detalles. Además, el juego hace gala de melodías realmente memorables.

Ghosts 'n Goblins es todo un clásico por méritos propios. Lamentablemente, por su elevada dificultad, no es apto para todo tipo de jugadores, ya que puede llegar a ser verdaderamente frustrante el ver que no conseguimos avanzar de cierto punto. De todas formas, es un título que todo amante de los arcade debería disfrutar alguna vez.

Contenido relacionado