Recordando
Retro Review de Operation: Cleanstreets

Limpiando las calles

En el recordando de hoy vamos a analizar una de las primeras obras de la mítica compañía Silmarils, que junto a Windsurf Willy Mad Show (un juego realmente extraño del que algún día hablaremos) conformaron la terna de títulos que dió el pistoletazo de salida a la compañía allá por el año 1988.

Al ser una compañía novel, no contaron con la infraestructura necesaria para hacer ellos mismos la distribución, que corrió a cargo de Bröderbund para las versiones de Amiga y de PC y de la mano de la también francesa Infogrames para la versión de Atari ST.

En el juego nos pondremos en la piel del duro inspector Harry y nuestra misión es la de confiscar y destruir el último cargamento de drogas que ha llegado a los bajos fondos. Cómo algunos ya habréis podido intuir, la referencia a la saga de Harry el Sucio protagonizada por Clint Eastwood y es clarísima y nada disimulada, eran otros tiempos y el foco sobre los videojuegos aún estaba alejado, hoy suponemos que como mínimo habría algún aviso de los abogados de la productora de las películas.

Se desarrolla como un beat-em'up, el clásico de "yo contra el barrio" (en este caso Harry contra los bajos fondos). Tras visitar a nuestro malhumorado jefe, nos ponemos manos a la obra y deberemos ir avanzando pantalla tras pantalla abatiendo a punkis, navajeros, una suerte de skin-heads, dominatrix, moteros y, por si fuera poco, en algunas pantallas los vecinos nos lanzarán macetas y otros objetos desde las ventanas. Para ello contamos con un repertorio de patadas y puñetazos, pero lo curioso es que siendo policías no llevemos una mísera pistola encima, pero ese es otro tema. Hay una forma adicional de matar a los enemigos y es lanzarlos al agua.

Cada vez que acabemos con un enemigo, éste dejará la droga que lleva encima, que deberemos recoger y lanzarla a los contenedores ardiendo para destruirla (y ya de paso recibir puntos extra).

En la interfaz inferior veremos nuestra barra de vida así como los kilos de droga para destruir que llevamos encima y el restante en posesión de los traficantes. También podremos ver el hi-score.

Resumiendo, Operation: Cleanstreets (también conocido como Manhattan Dealers en el Reino Unido y Francia) es un beat-em'up sencillito de los que proliferaban en la época, muy lejos de los grandes como Double Dragon, pero estimable, aunque se hace algo corto y poco rejugable.

Contenido relacionado